•  |
  •  |
  • The Economist

Durante tres meses, el año pasado, el precio del café arábiga se comportó como un niño pequeño que hubiera bebido varios expresos, saltando alocadamente a un precio de 2.27 dólares por libra (5 dólares por kilo) en octubre; el nivel más alto desde 2011. Una caída era inevitable: El precio del café se ha desplomado desde entonces, cayendo por debajo de 1.28 dólares durante tres días el mes pasado. Se ha recuperado, ligera pero constantemente; pero es probable que la calma sea breve.

Las razones detrás de las fluctuaciones son bastante simples. El año pasado, una sequía afectó a Brasil, el mayor productor de café del mundo. Pero desde entonces la moneda de Brasil se ha debilitado, lo cual ha llevado a los cultivadores brasileños a vender su inventario porque las ventas denominadas en dólares ahora les aportan más reales. A fines de 2014, las exportaciones brasileñas empezaron a elevarse marcadamente, lo que ha mantenido bajos los precios mundiales pese a la disminución de las exportaciones procedentes del segundo y cuarto productores más grandes (Vietnam e Indonesia).

CHOCOLATE Y RIQUEZA
Los precios del cacao, mientras tanto, han estado aumentando. Los futuros están ahora en su nivel más alto en nueve meses en más de 3,583 dólares por tonelada. Según Mark Keenan de Société Générale, un banco francés, el cacao fue la segunda mercadería agrícola con mejor desempeño del mundo en mayo, debido en gran medida a una revisión a la baja de la cosecha de esta temporada realizada por la Organización Internacional del Cacao (ICCO, por sus siglas en inglés). Los precios del cacao han estado subiendo intermitentemente durante casi una década, impulsados por la demanda de los mercados emergentes. Como señala Laurent Pipitone, quien encabeza la división de economía y estadísticas de la ICCO, el consumo del cacao está fuertemente relacionado con la riqueza: Conforme la gente se vuelve más rica, tiende a comer más chocolate.

Este panorama turbulento para el café, el cacao y otras mercaderías agrícolas pronto pudiera volverse más turbio. En mayo, la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), una dependencia del Gobierno estadounidense, declaró que había empezado a observar "condiciones de El Niño, débiles y moderadas"; fluctuaciones en las temperaturas del agua en el Pacífico que anuncian un periodo de temperaturas impropias de las estaciones.

EFECTOS DE EL NIÑO
El Niño generalmente produce ciclones más intensos, lluvias más fuertes y un clima más cálido en gran parte de Sudamérica y el este de África, y un clima más seco que el promedio --en ocasiones sequías-- en el sudeste de Asia y partes de Australia. La NOAA ve una probabilidad del 90% de que las condiciones de El Niño duren todo el verano, y una probabilidad del 85% de que dure hasta 2016.

Un estudio de la ICCO concluyó que El Niño tiende a reducir la producción de cacao mundial en aproximadamente 2.4%, gracias en parte a una pronunciada caída en Costa de Marfil, el mayor productor. Esta declinación tiende a elevar los precios, en un promedio de 1.7% cada año de El Niño. Para el café los resultados son menos claros. Las fuertes lluvias este año pudieran estimular las cosechas sudamericanas, lo cual pudiera ayudar a mantener bajos los precios. Pero las sequías en el sureste de Asia dañarían a los cultivos ahí y, si El Niño causa que la temporada de lluvias dure demasiado en Sudamérica, la cosecha del año próximo pudiera sufrir.

Otros cultivos en riesgo incluyen el aceite de palma, la mayor parte del cual se produce en Indonesia y Malasia, el arroz, que se cultiva ampliamente en el sudeste de Asia; y las industrias del trigo y la carne de res en Australia. Incluso hay temores de que los huracanes y tifones inducidos por El Niño alteren el transporte marítimo transpacífico de otras mercaderías. Sin embargo, los inversionistas recordarán que las advertencias del año pasado de El Niño incipiente resultaron infundadas. En los próximos meses, en suma, las temperaturas del agua en el Pacífico les mantendrán tan inquietos como a niños pequeños que hubieran bebido expresos.

Los precios del cacao han estado subiendo intermiten-temente durante casi una década, impulsados por la demanda de los mercados emergentes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus