•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No fue el ruido de la detonación del esquisto lo que anunció el auge del fracking o fracturación hidráulica, en Cuero, Texas, hace seis años. Fue la sacudida producida por los camiones cisterna petroleros de 18 ruedas. Después de que una compañía local abrió uno de los primeros pozos en el cinturón del esquisto de Eagle Ford en 2009, el número de camiones que pasan se quintuplicó a unos 40,000 al año, dijo la alcaldesa Sara Meyer.

Ahora apenas se llega a ver un camión cisterna. Un montón de pozos petroleros desechados cercanos están a la venta.
La mayoría de los empleados petroleros se han “largado”, dijo la alcaldesa. En un estacionamiento local de casas rodantes, la mayoría de las viviendas móviles que hasta recientemente estaban llenas de perforadores y colocadores de tuberías están vacías. Josh Barrett, su gerente, dijo que en agosto obtuvo la buena cantidad de 42,000 dólares, pero que en septiembre su ingreso se desplomó. Los declinantes precios del petróleo han causado un desplome en el fracking.

“El jugo ya no vale la pena la exprimida”, dijo.

  • Especialistas consideran que la contracción no hará descarrilar a la industria del fracking. Sus empresas más grandes aún tienen acceso al capital, aunque a un costo más alto que antes del descenso del precio.

Cuero y otras localidades en la formación de esquisto de Eagle Ford están en el extremo más afectado de una contracción que golpea a la industria del esquisto de Estados Unidos. También se está sintiendo a 240 kilómetros de distancia en Houston, la capital petrolera de Estados Unidos.

Este mes, cientos de compañías, grandes y pequeñas, experimentaron revisiones  --asuntos semestrales conocidos como “redeterminaciones”-- de sus límites de endeudamiento por parte de sus bancos. Desde las anteriores en abril, los bancos han estado siendo presionados por sus reguladores para que no sean demasiado indulgentes.

“Hay un temor palpable”, dijo un abogado de la industria.

COSTO MÁS ALTO

La contracción no hará descarrilar a la industria del fracking. Sus empresas más grandes aún tienen acceso al capital, aunque a un costo más alto que antes del descenso del precio. Sin embargo, en una industria que gira tanto en torno de encontrar dinero como de explorar en busca de petróleo y gas, las empresas más pequeñas pasarán dificultades. Según algunas estimaciones, los bancos prestaron casi 250,000 millones de dólares el año pasado, gran parte a pequeños deudores. Serán mucho menos generosos esta vez.

Últimamente, mucha de la deuda ha ido a parar a pozos que cuestan más que el flujo de efectivo que generan. La deuda de las compañías está en su mayor parte garantizada por sus reservas, pero el valor de estas como garantía colateral ha declinado conforme ha caído el precio del petróleo, haciendo que las redeterminaciones sean más que una mera formalidad.

Un sondeo realizado el mes pasado por Haynes and Boone, un despacho legal de Texas, predijo que los límites de endeudamiento necesitarían ser recortados en un promedio de 39 por ciento este mes, lo que conducirá potencialmente a resultados drásticos como bancarrotas.

Sin embargo, la mayoría de los participantes piensa que los bancos evitarán ser demasiado duros, para no poner a sus deudores contra la pared. En Houston, los petroleros están orgullosos de que, durante décadas, la práctica del endeudamiento con las reservas como garantía nunca ha causado una crisis.

LOS PRECIOS

Los mercados de capital han ayudado a reducir la dependencia de las compañías públicas de los préstamos bancarios. Sin embargo, si persisten los precios bajos, esto no continuará. En la primera mitad de este año, las esperanzas de que lo peor pudiera haber pasado aumentaron, pero luego el precio de referencia local, el West Texas Intermediate, se deslizó por debajo de los 40 dólares por barril durante el verano. Los precios de las acciones de las compañías petroleras pequeñas se han reducido en 50 por ciento desde principios de 2014 y sus bonos chatarra se comercian por debajo del par.

Lo que es más, las empresas no han podido vender activos prometidos como garantía colateral, lo que hace más difícil que recauden dinero, dijo Ron Hulme de Parallel Resource Partners, una firma de capital privado.

“Son muertos vivientes”, dijo Hulme. “No pueden emitir capital social, no pueden emitir deuda y no pueden vender activos”.

Pudieran venderse ellas mismas, pero las fusiones siguen siendo raras. Hay más interés en la petroleramente rica Cuenca Permian, en el oeste de Texas, que en campos más desarrollados como Eagle Ford. El mes pasado, Exxon Mobil, la compañía petrolera más grande del mundo, adquirió nuevas extensiones en Permian, vía su subsidiaria XTO Energy.

INTERÉS EN COMPRAR

John Walker, jefe de Enervest, una compañía petrolera basada en Houston, dice que le gustaría comprar pozos de empresas en apuros incluso al bajo precio del petróleo de hoy.

“Es la antigua filosofía de comprar sombreros de paja en diciembre”, dijo.

Sin embargo, muchos emprendedores del petróleo de esquisto no están ansiosos de perder el control ante grandes empresas. Scott Sheffield, el director de Pioneer Natural Resources, un productor bien capitalizado enfocado en Permian, está aguantando, aunque no espera una recuperación hasta fines de 2016 o 2017.

De las cinco crisis durante su carrera, dijo, nunca ha visto tal endeudamiento. No es solo de las pequeñas empresas. Señala que en septiembre Chesapeake Energy, un pionero del auge del gas de esquisto, intercambió su deuda no segura por segura para reforzar su hoja de balance.

“Esta es la primera vez que he visto una compañía tan grande regresar al crédito basado en las reservas”, dijo Sheffield.

Reguladores deben analizar las reservas

PREVISIONES • Hasta ahora, las presiones financieras han sido paliadas en parte por las coberturas contratadas cuando los precios del petróleo eran altos. Sin embargo, Mike Powell de Barclays estima que solo una cuarta parte de la producción del año próximo está amparada por coberturas. También piensa que los reguladores analizarán cuidadosamente las evaluaciones de reservas de fin de año de las compañías, lo que significa que las redeterminaciones de la próxima primavera pudieran ser peores que las de este otoño. Compara a los productores con personajes de caricatura que siguen corriendo aun cuando están al borde de un acantilado.

Los productores libres de deudas están en una mucho mejor posición. Pioneer ha reducido costos en alrededor de 30 por ciento perforando solo sus mejores pozos y conservando a su personal más eficiente. Sheffield dijo que los inversionistas aún respaldarán a los activos petroleros de bajo costo. A fines de septiembre, Concho Resources, una empresa petrolera basada en Permian, recaudó 712 millones de dólares en una oferta de acciones, para pagar deuda. Lo que es más, se cree que unos 100,000 millones de dólares de capital social privado estarán buscando oportunidades de inversión.

A través de sus notables logros de productividad, la industria del esquisto estadounidense se ha vuelto uno de los “productores influyentes” en el mercado energético mundial. Incluso después de una reducción de más de mil plataformas petroleras desde el año pasado, apenas recientemente ha empezado a declinar la producción.

Meyer dio la bienvenida cautelosamente a la consolidación como “una oportunidad para que la ciudad respire” después de seis años frenéticos; pero algunas de las empresas endeudadas que avivaron la bonanza están sofocándose.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus