elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • EFE

La familia del León, modelo que está aupando las ventas de SEAT y que está permitiendo a la marca española mejorar su cuenta de resultados, no ha parado de crecer, sumando variantes que han ampliado las posibilidades de elección para un mayor número y más amplio espectro de clientes.

Como ya ha sucedido con el León SC de tres puertas y el “normal” de cinco, el familiar ST también cuenta con una versión Cupra (Cup Racing), en este caso con una potencia de 280 caballos.

SEAT quiere, de esta manera, reunir en un mismo coche versatilidad con deportividad. Y ambos atributos los quiere llevar a la máxima eficiencia. Algo que claramente ha conseguido.

La marca española ha realizado un familiar con un diseño equilibrado y atrayente que está teniendo un notable éxito en sus versiones más racionales desde el punto de vista prestacional.

El ST ha sido desarrollado sobre la plataforma utilizada por el grupo Volkswagen para todos sus compactos, permitiendo a la ingeniería de cada marca del consorcio una nueva dimensión en términos de arquitectura interior, de modo que con esta carrocería Seat ha sido capaz de ofrecer un maletero de 587 litros.

Y en este espacio entra todo el equipaje de una familia de forma cómoda. Eso sí, será mejor asegurarlo bien para que cuando se pise el acelerador no esté todo descolocado y agolpado contra el portón.

En este caso la culpa la va a tener el motor de gasolina 2.0 TSI, que actualmente, con 280 CV, está en el rango de mayor potencia en la historia de SEAT, aunque pronto será desbancado con la llegada al mercado, en las primeras semanas de 2016, de una evolución del Cupra con 290 CV.

En el de 280 CV hay que destacar que la base de este propulsor es un equipo motor que tiene pistones de aluminio modificados y bielas más rígidas con cojinetes rediseñados que trasladan las fuerzas al cigüeñal.

El turbocompresor ha sido diseñado para soportar temperaturas de gases de emisión de hasta 1000 grados centígrados, tiene una presión de carga máxima de 1.100 bares, con la que es capaz de comprimir 900 kilogramos de aire; y un radiador de sobrealimentación que reduce la temperatura del aire comprimido, lo que incrementa la masa disponible para la combustión y, por consiguiente, el contenido de oxígeno.

SEAT destaca como una de las soluciones tecnológicas pioneras de este 2.0 TSI el que un inyector adicional complementa la inyección directa en situaciones de carga parcial para reducir el consumo y la emisión de partículas. Se activa con el encendido del motor y a cargas superiores a valores de presión de hasta 200 bares.

Con todas estas innovaciones, el conductor dispone de un motor de altas prestaciones que acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos (con la caja automática DSG de doble embrague para el crono en 6 segundos) y que tiene la velocidad autolimitada a 250 km/h.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus