•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un equipo de investigadores tratará de confirmar que se puede diagnosticar la enfermedad de Parkinson a través del olor corporal, basándose en el testimonio de una británica que dice haber "olido" esta enfermedad degenerativa en su marido, anunció este jueves la fundación Parkinson UK.

Joy Milne, de 65 años, explicó a los investigadores que había notado un cambio en el olor de su marido Les, años antes de que presentara los síntomas de esta enfermedad neurológica degenerativa.

El hombre murió este año a los 65 a causa del Parkinson, una enfermedad que afecta a una persona de cada 500 y provoca una pérdida progresiva de neuronas. Los síntomas característicos son los temblores y la lentitud de movimientos.

"Siempre he tenido muy buen olfato, y detecté muy temprano que había habido un cambio sutil en el olor de Les", declaró el jueves a la prensa británica Joy Milne, residente en Perth, Escocia.

"Es difícil de describir pero tenía un olor penetrante, un poco como a almizcle. Sin embargo yo no sabía que era algo inusual y que no había sido identificado antes", explicó.

Joy Milne se dio cuenta de la especificidad de este olor al notarlo en otros pacientes.

Los investigadores la calificaron de "super nariz", tras constatar que podía identificar a los enfermos de Parkinson oliendo simplemente la camiseta con la que habían dormido.

A raíz de este descubrimiento, la fundación Parkinson UK lanzó esta semana un proyecto de investigación, para tratar de establecer si la enfermedad lleva aparejado un determinado olor corporal.

"Estamos empezando la investigación. Si se demuestra que hay un olor único asociado a la enfermedad de Parkinson, y en particular en los orígenes de la enfermedad, el impacto podría ser tremendo", dijo en un comunicado Arthur Roach, director de investigación de la fundación.

"No sólo para los diagnósticos precoces, sino que además facilitaría mucho la identificación de los pacientes, y permitiría probar medicamentos capaces de ralentizar o incluso detener la enfermedad, lo que en la actualidad no puede hacer ningún fármaco", explicó Roach.

Los investigadores están indagando en particular en una posible modificación del sebo causada por la enfermedad, y para llevar a cabo su estudio seleccionarán a 200 personas, algunas aquejadas de Parkinson y otras no.

Las muestras extraídas serán analizadas a nivel molecular, así como por Joy Milne y un equipo de expertos en olores, procedentes de la industria alimentaria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus