•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

Los proveedores de Internet europeos tendrán prohibido cobrar a las empresas en línea por las “vías rápidas”, es decir, las que den prioridad a su tráfico, excepto para ciertos servicios especializados, como videoconferencias o telecirugías. Tampoco deberán bloquear o desacelerar el tráfico de otras que manejen razonablemente sus redes, con la intención de evitar el congestionamiento.

Esta es la esencia de una ley que el Parlamento Europeo aprobó el 27 de octubre, después de meses de debate con el ejecutivo de la Unión Europea, la Comisión Europea y los gobiernos nacionales.

Principio de igualdad

Para aquellos poco familiarizados con el debate en torno a la “neutralidad de red”, el principio de tratar igual a todo el tráfico de Internet, las reglas podrían parecer las mismas que las aprobadas por la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por su sigla en inglés) en febrero. Aunque el lenguaje es similar, sin embargo, los detalles varían lo suficiente para producir un resultado muy diferente, el cual pudiera debilitar más a la pequeñísima industria de Internet de Europa.

Para comprender las diferencias, ayuda comparar los mercados de telecomunicaciones a ambos lados del Atlántico. Estados Unidos tiene grandes y rentables operadoras de líneas fijas y telefonía móvil, como AT&T, Comcast y Verizon, que quieren liberarse de la regulación. Quizá no sean populares entre sus clientes, pero la competencia entre ellas es limitada y ejercen un gran poder de cabildeo. Sin embargo, han encontrado la horma de su zapato en los gigantes de Internet de Estados Unidos, incluidos Facebook y Google, que tienen interés en mantener el tráfico de Internet sin trabas y han formado una fuerte alianza con los francos activistas de la política de Internet del país.

Equilibrio

En Europa, el equilibrio de poder entre las dos industrias es más desigual. Los activistas y políticos han presionado por reglas de neutralidad neta más estrictas, pero no se han unido a la industria del Internet del continente, que de cualquier manera carece de peso político. En contraste, las compañías de telecomunicaciones de Europa, a menudo ex y, en algunos casos, aún en parte empresas estatales, han mantenido una línea directa con sus respectivos gobiernos.

Tienen dos argumentos en particular que tienen peso en las capitales nacionales y en Bruselas: reglas de neutralidad neta más relajadas les permitirían introducir nuevos servicios y generar el dinero que necesitan para mejorar sus redes, y esas reglas también les permitirían cobrar a las poderosas firmas de Internet de Estados Unidos por usar sus redes.

Diferencias

Poco sorprendentemente, entonces, las nuevas reglas de Europa tienen mayores resquicios que las de Estados Unidos, aun cuando la nueva ley es mucho más estricta que las primeras propuestas de la comisión.

Las reglas de Estados Unidos también permiten la gestión de red “razonable”, por ejemplo, pero prohíben a las operadoras discriminar contra ciertos tipos de servicio, como los de compartir videos o archivos, lo cual permite la ley de la UE. De manera similar, los proveedores de Internet de Europa pueden ofrecer servicios especializados, pero la FCC puede intervenir si piensa que se está usando esta excepción para socavar el espíritu de la neutralidad neta.

En Europa, la excepción es tan amplia que los proveedores de Internet pudieran incorporar las vías rápidas de pago simplemente etiquetándolas como servicios especializados, según Barbara van Schewick del Centro para el Internet y la Sociedad de la Universidad de Stanford en California.

Aunque la diferente letra pequeña de las reglas de Europa y Estados Unidos pudiera no tener efectos drásticos a corto plazo, “hay una posibilidad razonable de que, en la práctica, la neutralidad neta en la UE sea mucho más débil que en Estados Unidos”, escribieron Stefan Heumann del Stiftung Neue Verantwortung, un grupo de análisis en Berlín, y otros en un informe reciente.

Esto es buena noticia para las operadoras de líneas fijas y telefonía móvil, pero es probable que perjudique a las empresas emergentes de Internet europeas porque crea barreras para el ingreso al mercado, argumenta Heumann. Las firmas de Internet enfrentan tarifas extras para servicios de telecomunicaciones y burocracia extra; no es un problema para la mayoría de las firmas estadounidenses que dominan la industria del Internet, pero es poco útil para los rivales europeos o, en realidad, estadounidenses, más pequeños. De manera interesante, una carta abierta expresando preocupación por los resquicios, anterior a la votación del Parlamento Europeo, fue firmada por algunas firmas de Internet estadounidenses más pequeñas como Etsy, Kickstarter y Tumblr, aunque no por Facebook o Google.

Reacciones a las reglas

Mucho depende de cómo los reguladores de Internet interpreten las nuevas reglas. Algunos países ya han aprobado leyes más estrictas. Holanda, por ejemplo, prohíbe la “tasa cero”, en la cual una operadora de telefonía móvil llega a un acuerdo con, digamos, Facebook, según el cual el uso de la gente de la red social en sus teléfonos no cuente en su asignación de datos mensual, potencialmente desalentándolos de cambiarse a rivales de Facebook. La nueva ley de la UE, en teoría, permite la tasa cero, mientras que en Estados Unidos la FCC dice que juzgará cada caso individualmente.

Si Europa termina con una mezcolanza de reglas locales, eso hará más difícil aunque sus empresas emergentes de Internet crezcan. Tanto habló la comisión de un “mercado único digital” para eso.

Además, las nuevas reglas de Estados Unidos también están lejos de ser definitivas. Los republicanos siguen tratando de impedir que la FCC las aplique. Varios de sus aspirantes presidenciales han dicho que se desharían de ellas. En diciembre, un tribunal en Washington, D.C., escuchará las recusaciones legales contra ellas presentadas por las compañías de telecomunicaciones.

Las reglas de las vías digitales estarán cambiando en el futuro previsible. En Europa, sin embargo, las casetas de peaje, las vías rápidas y una variedad de señales de tráfico probablemente serán más frecuentes que en Estados Unidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus