•   Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

EAT, una cadena de sándwiches británica, estaba buscando 20 millones de dólares el año pasado para remodelar sus locales. Sabía que los bancos convencionales vacilarían en darle ese préstamo, dada su deuda existente. Peor aún, pronto necesitaría pedir prestado más, para financiar una rápida expansión.

Recurrió a Ardian, una firma de inversión, la cual le prestó 61 millones de dólares, no solo para las remodelaciones, sino también para refinanciar la deuda existente y abrir 90 locales nuevos.

Aunque Ardian les cobra una elevada tasa de interés del 15 por ciento, dijo Strahan Wilson de EAT, es mucho menos burocrático y más flexible que un banco. Eso ha permitido a EAT ampliarse entre un año y 18 meses más rápidamente de lo que habría podido hacerlo de otro modo.

Bonos

Lo que es más, añadió, “ahora que hemos establecido esta relación con Ardian, si necesitamos más capital, solo necesitamos pedirlo”.

La forma más fácil en que los inversionistas institucionales prestan a las compañías es mediante la compra de bonos. Muchos también compran préstamos originados por los bancos y reempaquetados como valores, o invierten en fondos que compran préstamos de mal desempeño a los bancos. Antes de la crisis financiera, los fondos estadounidenses empezaron a invertir en deuda privada, en lugar del tipo disponible públicamente en los mercados de bonos. Esto involucra ofrecer crédito directamente a las empresas que no pueden pedir prestado a los bancos y en los mercados de bonos o a las que no les gustan sus condiciones.

Es en Europa donde han estado proliferando recientemente los fondos de deuda privada. Las empresas europeas dependen fuertemente de los bancos, pero los cambios en las reglas del capital han hecho relativamente más caro para los bancos prestarles. La titularización, mientras tanto, se hizo de mala fama durante la crisis financiera. Standard & Poor’s, una agencia calificadora, estima que las compañías europeas intermediarias necesitarán alrededor de 3.3 billones de dólares en préstamos nuevos durante los próximos cinco años.

Deuda privada

Las administradoras de dinero están ansiosas de cubrir el hueco: ya se han recaudado 70,000 millones de dólares para deuda privada este año, dice Preqin, un proveedor de datos, 2,200 millones de dólares de esa cantidad han sido proporcionados por Ardian. A los fondos de pensiones y las aseguradoras les gusta la deuda privada porque los rendimientos tienden a ser mucho más altos que en los mercados de bonos: Pitchbook, un proveedor de datos, dice que rendimientos de entre 9 y 12 por ciento han sido típicos en los últimos años.

Eso no puede durar. Por un lado, el mercado aún tiene que ser puesto a prueba por extensos incumplimientos de pago. El interés en la deuda privada en Estados Unidos ha disminuido en los últimos años, ya que la intensa competencia ha hecho bajar los rendimientos.

“Estamos obteniendo mejores rendimientos en Europa que en Estados Unidos por correr los mismos riesgos”, dijo Jim Blakemore de Green Oak, que presta a desarrolladores inmobiliarios.

Sin embargo, Europa parece estar tomando la misma dirección. El fondo promedio recaudado este año es tres veces más grande que en 2008. También están surgiendo fondos especializados más pequeños en nichos como atención médica o financiamiento de aviones.

No ayuda que la mayor parte del crédito hasta ahora haya sido para empresas respaldadas por capital privado, como EAT. Muchas de las compañías europeas conservadoras y de propiedad familiar que están escasas de crédito aún no soñarían con pedir prestado a algo más que un banco. La fortuna de la industria la determinará cuán rápidamente cambie eso.

  • 15 por ciento es el interés que aplica a los préstamos la firma de inversión Ardian.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus