•   España  |
  •  |
  •  |
  • The Economist

El año empezó con la tardía adopción por parte del Banco Central Europeo de la relajación cuantitativa (RC) --crear dinero para comprar bonos-- en la zona del euro. Conforme termina el 2015, la RC, que relaja la política monetaria aun cuando haya poco espacio para reducir más las tasas de interés, está siendo extendida por seis meses más, de manera que las compras durarán hasta marzo de 2017.

¿Esto significa que la medicina monetaria del BCE está resultando menos efectiva que lo esperado?

Mario Draghi, presidente del BCE, argumenta por lo contrario que la adopción de la RC ha sido crucial para fomentar la recuperación en la zona del euro. La RC ha hecho bajar las tasas de interés a largo plazo, estima el banco, al igual que hizo en Estados Unidos y Gran Bretaña.

Como sus contrapartes en esos países, el personal del BCE analizó el efecto de los anuncios acerca de la RC en los mercados. Su estudio encontró que tanto la perspectiva de la RC en el otoño de 2014 como la adopción formal de la misma en 2015 --la política fue adoptada en enero y empezó en marzo-- fueron responsables de la caída de medio punto porcentual en el rendimiento promedio de los bonos gubernamentales a 10 años en la zona del euro entre principios de septiembre de 2014 y finales de marzo de 2015. La contribución a las declinaciones en países como Italia, que había sido embestida por los mercados de bonos, fue incluso mayor, de 0.7 de punto porcentual.

En Estados Unidos, donde los mercados en vez de los bancos dominan las finanzas, esa reducción en sí misma ofrecería un estímulo directo, conforme la caída en los rendimientos gubernamentales se propagara a los bonos corporativos y las finanzas hipotecarias. Los bancos son los principales proveedores de las finanzas en la zona del euro. 

Redujo el riesgo

Sin embargo, la RC parece haber relajado indirectamente las condiciones del crédito, ayudando en particular a reducir las tasas de crédito en las economías presionadas del sur de Europa. Estas habían permanecido obstinadamente altas mucho tiempo después de que terminó la fase aguda de la crisis del euro en el otoño de 2012. El estudio del BCE argumenta que, al mejorar la perspectiva económica, la RC redujo el riesgo crediticio para los bancos, permitiéndoles reducir sus tasas de préstamos.

Otra forma en que la RC ha apoyado a la economía de la zona del euro es haciendo bajar al euro. Eso ayuda a los exportadores, así como impulsa la inflación al hacer a los productos importados más caros. 

El estudio del BCE estima que la RC en sí misma fue responsable de una caída del 12 por ciento en el euro frente al dólar. De hecho, el euro ha descendido incluso más que eso: actualmente se negocia alrededor de 20 por ciento más abajo que en la primavera de 2014. Otra política del BCE --la imposición de tasas de interés negativas, que empezó en junio de 2014-- ofrece una posible explicación para el debilitamiento extra. El BCE redujo su tasa de depósitos aún más este mes, a -0.3 por ciento.

La RC ha probado su valor en otras economías, así que difícilmente es sorprendente que parezca estar funcionando también en la zona del euro. Aun así, el ritmo de la recuperación, aunque más fuerte que antes, sigue siendo decepcionante. El PIB de la zona del euro está por debajo del nivel que alcanzó a principios de 2008, antes de las crisis financiera y del euro, mientras que el PIB de Estados Unidos superó su máximo anterior en 2011. 

La inflación general está apenas por arriba de cero. El núcleo inflacionario, que excluye artículos volátiles como alimentos y energía, es de cerca del 1 por ciento, muy por debajo de la meta del BCE de casi 2 por ciento.

Todo esto sugiere que el BCE quizá tenga que prescribir aun más RC el año próximo.

  • 20 por ciento más abajo que en la primavera de 2014 se negocia el euro.
  • -0.3 por ciento es la última tasa de interés establecida por el Banco Central Europeo, luego de aprobar la última reducción a la misma.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus