•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando alguien cuestiona si Venezuela es digna de crédito, el presidente Nicolás Maduro responde que su gobierno nunca ha dejado pasar un pago de deuda y nunca lo hará. Su predecesor y mentor, el difunto Hugo Chávez, decía lo mismo.

Sin embargo, los acreedores están demandando una buena recompensa por su confianza en esa promesa: el rendimiento sobre el bono en dólares de Venezuela es de 37 por ciento.

La fe de los tenedores de bonos pronto será puesta a prueba. El 26 de febrero, Venezuela debe pagar 2,300 millones de dólares, principalmente a fondos de cobertura e inversionistas que se especializan en deuda de mercados emergentes. Hay pocas dudas de que hará el pago. Después de eso, el riesgo de un incumplimiento de pagos sobre los 64,000 millones de dólares restantes de bonos venezolanos denominados en divisas extranjeras aumentará significativamente.

En el segundo semestre de 2016, el gobierno de Venezuela y Pdvsa, la compañía petrolera propiedad del Estado, deben pagar 6,000 millones de dólares a los acreedores. Como el petróleo pesado de Venezuela, virtualmente su única exportación, se vende en menos de 25 dólares por barril, la principal fuente de divisas del país se está secando.

Menos importaciones

“Ahora es cuestión de cuándo incumplirán sus pagos, no de si lo harán”, dijo Russ Dallen de Latinvest, un banco de inversión.

Al reciente precio bajo de su petróleo, Venezuela percibiría 22,000 millones de dólares por exportaciones este año, un descenso del 77 por ciento respecto de 2012. Hasta ahora, el Gobierno ha respondido restringiendo las importaciones a la mitad de lo que fueron en ese año. Eso, combinado con controles de precios y un extraño sistema de tipos de cambio múltiples, ha conducido a la escasez de productos básicos como arroz y papel de baño. Es difícil ver cómo las importaciones pudieran reducirse más sin provocar un estallido social.

  • 77 por ciento por ciento han caído las exportaciones de Venezuela en 2016 con respecto a 2012.

Incluso con las importaciones en niveles ínfimos, se espera que Venezuela tenga un déficit de financiamiento de más de 30,000 millones de dólares este año. Sus 52,000 millones de dólares en activos vendibles se están reduciendo rápidamente. 

Una gran porción de sus reservas está en forma de oro guardado en las bóvedas del Banco Central, un medio de pago difícil de manejar. Chávez, en un gesto nacionalista, trajo 160 toneladas a Venezuela desde sus lugares de almacenamiento en el extranjero. Ahora, se piensa que al menos 27 toneladas han sido enviadas de vuelta para el servicio de la deuda.

Alrededor de la mitad de la deuda exterior de Venezuela es explícitamente deuda soberana, y el resto es adeudado por Pdvsa. Hay diferencias importantes. La mayoría de los contratos de deuda soberana tienen cláusulas de acción colectiva (CAC), según las cuales una reestructuración, de ser aceptada por los tenedores de una proporción acordada de la deuda, puede ser impuesta a todos ellos.

Temor por PDVSA

Pdvsa, la principal fuente de divisas extranjeras de Venezuela, pasaría un momento más difícil reestructurando su deuda. Sus contratos de bonos no tienen CAC, lo que significa que, si todos los tenedores de bonos no están satisfechos con una oferta de reestructuración, unos cuantos pudieran secuestrar a Pdvsa.

  • 6 mil millones de dólares debe pagar el gobierno de Venezuela y Pdvsa a los acreedores en el segundo semestre de este año.

 

Un incumplimiento de pagos de Pdvsa causaría turbulencia. A diferencia de la propia Venezuela, el monopolio petrolero posee grandes activos fuera del país, incluido Citgo, una compañía petrolera en Estados Unidos. El riesgo de que los acreedores embargaran estos activos es una de las principales razones por las cuales Venezuela está tan ansiosa de evitar un incumplimiento de pagos. Pdvsa podría buscar retrasar los pagos que vencen a fines de este año, pero eso requeriría el acuerdo de todos los acreedores.

Maduro ahora admite que Venezuela enfrenta una catástrofe económica, y podría estar avanzando lentamente hacia el realismo en cuanto a cómo enfrentarla. El 15 de febrero, el ultraizquierdista zar de la economía, Luis Salas, fue destituido después de solo seis semanas en el puesto recién creado. Su reemplazo es Miguel Pérez Abad, un hombre de negocios izquierdista que tiene opiniones más moderadas.

  • 25 dólares o menos es el precio en que se está vendiendo el barril de petróleo Venezuela.

Duras medidas para salir de la crisis

DECISIÓN• El presidente Nicolás Maduro dio seguimiento a la decisión de la destitución de su ministro de Economía, Luis Salas, elevando el precio de la gasolina en 60 veces y manipulando los tipos de cambio: redujo el número de tipos oficiales de tres a dos y permitió la flotación de uno de ellos. 

El tipo más fuerte para el bolívar ha sido establecido en 10 por dólar, en vez de 6.30. Con eso, la gasolina de Venezuela sigue siendo aún la más barata del mundo, y el tipo de cambio más fuerte sigue discrepando muchísimo del tipo de cambio del mercado negro de alrededor de mil bolívares por dólar.

Venezuela también sigue sin un plan para pagar su deuda, aparte de rezar para una recuperación en los precios del petróleo. En 2007, Venezuela dejo de cooperar con el Fondo Monetario Internacional, una posible fuente de asistencia.

Pudiera recurrir a China, que ya le ha prestado más de 50,000 millones de dólares y acepta el pago en petróleo. Hay especulación de que Venezuela buscará retrasar los pagos petroleros. China podría estar de acuerdo, a cambio de acceso al petróleo y los minerales de Venezuela en términos favorables.

Con la ayuda china, y con un mercado petrolero más benigno, casi es posible que Venezuela evite el incumplimiento de pagos sobre sus bonos; pero esa ayuda podría tener un precio muy alto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus