•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

La lealtad de los perros con los seres humanos quedó demostrada una vez más con la historia de James Isaac y Mahe, un niño autista y una perra labrador, respectivamente, que son inseparables.

“Para este perro no existe otra persona en el mundo más importante que James. Y para James, no hay nadie más importante que Mahe”, destacan los medios internacionales que han sido atraídos por la relación entre este niño y esta perrita.

Como ejemplo de ese fuerte apego entre James y su labrador negro, destacan que recientemente el niño fue ingresado en el hospital infantil de Wellington en Nueva Zelanda, a fin de determinar la causa de unos ataques que sufre.

Agregan que el pequeño tuvo que ser anestesiado y Mahe lo miró preocupada y estuvo acariciándolo con el hocico.

"Sólo miraba a James y parecía realmente preocupada ", declaró su madre Michele Isaac. 

Incluso cuando la desesperada madre estaba afuera ansiosa esperando por saber cómo había salido su hijo de la intervención, Mahe se sentó a su lado para tranquilizarla.

El día a día de esta familia ha mejorado mucho desde que Mahe se integró ya que James suele rechazar la mirada y el contacto físico de sus padres, pero nunca el de Mahe.

La semana pasada también se conoció la historia de una niña autista de dos años que va a todos lados con su gato Thula.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus