•   París  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La desaparición de un ser querido incrementa sensiblemente el riesgo de trastornos del ritmo cardíaco durante el año siguiente al fallecimiento, según un estudio publicado este miércoles.

En el pasado, una serie de estudios habían demostrado que el riesgo de ataque cardíaco o accidente vascular cerebral (AVC) aumentaba durante las semanas siguientes a la muerte de un allegado.

Sin embargo, hasta la fecha no se había demostrado un vínculo con la fibrilación auricular, un trastorno del ritmo cardíaco relativamente frecuente y que aumenta con la edad.

En un estudio publicado en la revista médica Open Heart, que depende del British Medical Journal (BMJ), los investigadores demostraron que el riesgo de fibrilación auricular alcanzaba un máximo en los deudos de menos de 60 años y cuando el fallecimiento es inesperado.

Al estudiar los casos de 88.000 personas que padecían esta patología entre 1995 y 2014, y compararlos con un grupo testigo de personas en buena salud, los investigadores descubrieron que el riesgo de arritmia cardíaca era superior en un 41% para aquellos que perdieron a un ser querido, en comparación con los que no padecieron ese hecho.

Según el estudio, el riesgo es máximo entre 8 a 15 días después del fallecimiento del allegado y luego disminuye progresivamente para alcanzar el de las personas no enlutadas al cabo de un año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus