•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

La renuncia de Ted Cruz a la carrera por la candidatura republicana ha dado mucho de qué hablar no solo por las implicaciones políticas que tiene, sino por el golpe que, sin querer, propinó el cubano-estadounidense a su esposa Heidi Cruz tras hacer el anuncio.

"Dimos todo lo que teníamos en Indiana, pero esta noche, los votantes eligieron otro camino. Por ello, suspendemos nuestra campaña", dijo Cruz ante sus seguidores y acompañado de su esposa, sus dos hijas y Carly Fiorina, a quien había elegido como compañera de fórmula.

Luego de esas palabras, vino un abrazo familiar y el saludo de correligionarios. Fue en ese momento que Ted dio dos golpes involuntarios a su esposa: primero al rozarle la nariz con la mano e inmediatamente después al estrellarle su codo contra la mejilla derecha. 

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus