•   Johannesburgo, Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Para evitar la extinción de los rinocerontes, los defensores de los animales se resignaron a una solución radical: obligarlos a emigrar. Ochenta mamíferos se irán de Sudáfrica a Australia, un remanso de paz al abrigo de la caza furtiva.

Ray Dearlove, un sudafricano de 68 años radicado en Australia es el promotor de este proyecto.

"Prevemos desplazar a 80 rinocerontes en un periodo de cuatro años. Creemos que esto permitirá montar un criadero para que puedan reproducirse", explicó a la AFP este antiguo director comercial jubilado, cofundador del "Proyecto rinoceronte en Australia".

Un rinoceronte en Inverdoorn Game Reserve.Actualmente en Sudáfrica, Dearlove prepara los detalles técnicos, y en particular el transporte aéreo de estos mamíferos a 11.000 km de su país de origen.

Seis rinocerontes formarán parte del primer viaje previsto este año. "El primero tiene que transcurrir bien. Es complicado y caro", admite Ray Dearlove.

El transporte de un rinoceronte a Australia cuesta 60.000 dólares australianos (39.000 euros), financiados con donativos y fondos de empresas privadas.

Los rinocerontes son víctimas de la caza furtiva por sus cuernos, compuestos esencialmente de queratina, al igual que las uñas de las personas. En Asia se le atribuyen beneficios terapéuticos que no han sido demostrados científicamente.

Te interesa: Muere raro rinoceronte en vías de extinción

Un total de 1.338 rinocerontes, según la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza (IUCN) murieron a manos de cazadores furtivos en 2015 en toda África, un récord desde 2008.

La mayoría murieron en Sudáfrica, que alberga al 80% de la población mundial, y sobre todo en el parque Kruger, fronterizo con Mozambique.

Cuarentena

Las autoridades sudafricanas y australianas impusieron condiciones muy estrictas a Ray Dearlove.

Los rinocerontes estarán en cuarentena dos veces: una en Sudáfrica dos meses antes de embarcar en un avión de carga rumbo a Australia y una segunda en Sídney en un zoológico, antes de ser transportados a un parque.

De momento Ray Dearlove se niega a revelar, por motivos de seguridad, el nombre del parque, pero adelanta que en él se hacen safaris.

Algunos defensores de los animales consideran el desplazamiento de rinocerontes como un instrumento eficaz para su protección ante las pocas opciones que les quedan para salvarlos de una muerte probable.

"Ya hemos comenzado el desplazamiento de animales. En menos de año y medio se llevó a más de 100 rinocerontes a parques nacionales o a reservas privadas de Botsuana", afirmó a la AFP la ministra de Medio Ambiente sudafricana, Edna Molewa.

Para la oenegé RhinosWithout Borders (Rinocerontes sin fronteras), miembro del programa, Botsuana y sus parques, de más difícil acceso para los cazadores furtivos, son un destino más seguro para estos mamíferos.

Las autoridades de Botsuana "poseen una estrategia anticaza furtiva organizada y muy dura. Las fuerzas de defensa tienen luz verde para matar a los cazadores furtivos armados que encuentren en los parques", explica Les Carlisle, director del proyecto de la oenegé.

Los animales transportados a Botsuana llevan transmisores GPS incrustados en sus cuernos para facilitar el seguimiento.

"Me entristece que hayamos tenido que llegar hasta aquí", suspira Ray Dearlove. "Sin caza furtiva no habría hecho falta un proyecto como este".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus