•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la prioridad de desarrollar productos que puedan tener la capacidad de reducir los riesgos de contraer enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, una de las mayores empresas tabacaleras del mundo, Philip Morris International (PMI), está considerando expandir a tierras latinoamericanas el producto iQOS, que es un dispositivo cuya utilidad sirve para calentar electrónicamente los cigarrillos con el objetivo de reducir el riesgo de fumar, lo cual sin duda es una novedad para quienes luchan contra el consumo de tabaco.

Para abordar este desafío multifacético, el departamento de investigación y un grupo de científicos de la empresa se dieron a la tarea de crear un producto que redujera muchos de los componentes nocivos del humo del tabaco; y es así como surgió iQOS, el aparato portátil considerado como un producto de tabaco calentado electrónicamente, con el cual se pretende promover el consumo de nicotina sin combustión. Eso sí, “los fumadores deben comprender que no se trata de un producto libre de riesgo. La mejor forma de reducir el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco es dejar de fumar”, explica Leopoldo Sanz, director de Asuntos Corporativos para Centroamérica, Phillips Morris International.

iQOS pertenece a la lista de Productos de Riesgo Reducido (RRPS), que es el término que se utiliza en aquellos dispositivos que tienen el potencial de reducir el riesgo individual y el daño a la población en comparación con fumar cigarrillos tradicionales. “Desarrollar productos potencialmente menos nocivos, es hoy en día, mucho más que una simple ilusión, el progreso actual de la ciencia y la tecnología combinado con la demanda de los consumidores hacen de esto una posibilidad concreta”, manifiesta Sanz.

La dinámica reciente de los cigarrillos electrónicos en varios mercados, demuestra que los fumadores adultos están interesados en probar productos alternativos o que puedan tener el potencial de ser menos nocivos. Los expertos están de acuerdo con que la nicotina, si bien es adictiva, no es la principal causa de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar.

Funcionamiento

IQOS no es, sin embargo, un cigarrillo electrónico. Es un dispositivo con una unidad con forma de bolígrafo en la cual se calienta los cigarrillos a un rango de temperatura por debajo de los 350 grados Celsius, muy por debajo de la temperatura requerida para que se produzca la combustión en el tabaco, que ocurre por encima de los 400 grados Celsius, y que genera la producción de humo y ceniza.

De hecho, el tabaco en contacto directo con el calentador alcanza una temperatura media de 280 grados Celsius a una distancia de 0,2 mm de la superficie de los elementos de calentado. La mayoría del contenido de tabaco en un producto de calentado electrónicamente se mantiene significativamente por debajo de los 250 grados Celsius. El tabaco en un producto de calentado electrónico no se quema o enciende, no alcanza la combustión, y en consecuencia, no produce humo como los cigarrillos convencionales, sino que generan un aerosol que carece de partículas sólidas. La ausencia de combustión y humo es demostrada con abundante evidencia en la opinión del Consejo Científico de Investigación y Desarrollo de PMI, así por científicos independientes.

El calentador funciona con una batería recargable y los cigarrillos, llamados comercialmente “heatsitcks”, son más cortos que los normales. Los cigarrillos calentados se componen de un conjunto específico de elementos como una pastilla de tabaco, un tubo de acetato hueco, un filtro de lámina de polímero, una boquilla filtro de acetato de celulosa y papel exterior y en la boquilla. Todo este material contiene ingredientes.

Diferencia

En los cigarrillos convencionales, el tabaco se quema, pues alcanza temperaturas alrededor de los 600 grados Celsius entre aspiraciones del fumador, pudiendo superar los 800 grados durante una aspiración, pero en el caso de los productos de calentado electrónico el tabaco no se quema, sino que se caliente a un rango  de temperatura inferior a los 350 grados Celsius, produciendo un aerosol que no contiene partículas sólidas.

Efectividad

Hay abundante evidencia de que los productos de tabaco calentado son mucho menos dañinos que el fumado. Si el tabaco se calienta y la nicotina y los sabores son impartidos en un vapor neutral en lugar de quemarlo, no hay partículas de tabaco quemado para inhalar, (Bates Clive. Director de Action on Smoking and Health 1997- 2003. Londres). Son esas partículas en el humo las que provocan el mayor daño a la salud. Por su parte, los cigarrillos electrónicos son ya muy populares y una alternativa mucho más segura al fumar, pero apenas 8.8 millones de fumadores, al menos en Inglaterra los han adoptado. 

Actualmente, iQOS se comercializa en Suiza, Lisboa, Bucarest, Moscú, Italia y Japón, y se espera que este aparato pueda llegar lo más pronto posible a Latinoamérica.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus