•   Colombia, Sur América  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Tres periodistas permanecen secuestrados en Colombia, donde el número de este tipo de sucesos ha descendido notablemente desde el comienzo de las negociaciones de paz en 2012 entre el Gobierno de Bogotá y la guerrilla de las FARC.

Pero este mes han sido tres los periodistas retenidos y que se encuentran en poder del Ejército de Liberación Nacional (ELN): la española Salud Hernández-Mora, con la que no se tiene contacto desde el día 21, y sus colegas colombianos Diego D'Pablos y Carlos Melo.

El paradero de Hernández Mora se perdió en la localidad de El Tarra, en el departamento Norte de Santander, donde llevaba unos días recabando información sobre los cultivos de coca en zonas en las que coexisten varias guerrillas.

Días después cayeron en manos del ELN D'Pablos y Melo, que habían acudido a la zona para cubrir la desaparición de la española.

Estos secuestros se producen pese a que las retenciones de periodistas han descendido de forma notable desde que en noviembre de 2012 comenzaron las negociaciones de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno, en La Habana.

Ese año fueron secuestrados el francés Roméo Langlois, del canal de televisión France24, que estuvo en poder de las FARC durante un mes desde el 28 de abril, y Élida Parra Alfonso, quien, junto con la ingeniera ambiental Gina Paola Uribe, estuvieron retenidas por el ELN entre el 25 de julio y el 13 de agosto.

En 2008, el ELN mantuvo retenido al periodista Mario Alfonso Puello entre el 18 de febrero y el 20 de junio, así como al también informador Javier García Rangel, que logró la libertad el 13 de noviembre tras permanecer dos meses cautivo.

Te interesa: Asesinan a periodista en el sur de México

Ahora Salud Hernández Mora se suma a los al menos 18 españoles que han sido secuestrados desde 2000 en Colombia por diversos grupos guerrilleros.

En su mayoría, estas acciones se las atribuyeron las principales guerrillas, las FARC, el ELN y el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Colombia, considerado el país más peligro de Latinoamérica para los informadores por el número de fallecidos o desaparecidos desde la década de los setenta, ha visto cómo ese tipo de violencia se ha reducido considerablemente desde 2007 y sólo se han contabilizado cuatro asesinatos, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

Los dos últimos periodistas asesinados fueron Mónica Andrea del Pilar Rocha, que apareció muerta de un tiro en la cabeza en Bucaramanga en noviembre de 2014, y Flor Alba Núñez Vargas, asesinada por disparos en septiembre del año siguiente a la entrada de su emisora en Pitalito (Huila).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus