•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La vacuna experimental RTS,S, la más avanzada contra la malaria, pierde gran parte de su eficacia luego de algunos años, de acuerdo con los resultados de un ensayo clínico realizado en Kenia con niños y publicados el miércoles en Estados Unidos.

La protección disminuye también más rápidamente en las personas que viven en zonas donde los índices de malaria, también conocida como paludismo, son mayores que la media, precisaron los investigadores, cuyo estudio apareció en la revista estadounidense New England Journal of Medicine.

Los resultados sugieren que la capacidad protectora de esta vacuna varía según las poblaciones, y muestran la necesidad de investigaciones adicionales para hallar la manera más eficaz de utilizarla, señalaron los científicos británicos.

En la actualidad no existe ninguna vacuna homologada contra la malaria. La RTS,S, desarrollada por los laboratorios británicos GlaxoSmithKline, es la más avanzada.

La vacuna fue evaluada en el marco de un amplio ensayo clínico en siete países africanos. La agencia europea de medicamentos dio el visto bueno a esta vacuna en julio de 2015.

Para este estudio, científicos del programa de investigación KEMRI-Wellcome Trust en Kilifi, Kenia, hicieron seguimiento a 447 niños de entre cinco y diecisiete meses de edad, divididos en dos grupos, uno que había recibido tres dosis de la vacuna RTS,S y un grupo control, que había sido vacunado contra la rabia.

Durante el primer año, la tasa de protección de los niños vacunados era de 35,9% con respecto a los del grupo de control. Pero luego de siete años, esta protección cayó hasta 4,4%.

Además, entre los niños expuestos a tasas de malaria superiores a la media el número de casos de infección por el parásito P. falciparum, transmitido por mosquitos, fue ligeramente mayor en el grupo vacunado (1.002 casos) después de cinco años, en comparación con el grupo de control (992 casos).

Eso se explicaría por el hecho de que los niños vacunados desarrollan su inmunidad natural más lentamente que los que no han recibido la vacuna, un fenómeno observado en estudios anteriores, explicaron los investigadores.

"Nuestro estudio muestra que la vacuna RTS, S puede ser de protección para los niños, pero también sugiere que una cuarta dosis podría ser importante para mantener esta protección por más tiempo", dijo el doctor Ally Olotu, investigador del Instituto KEMRI-Wellcome y autor principal del estudio.

La malaria mató a más de 400.000 personas en todo el mundo en 2015, 90% de las cuales en el África subsahariana y en su mayoría niños menores de cinco años.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus