•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • EFE

¿Eres tímido, un genio, se te da bien el póquer, tienes en mente cometer un atentado? Un pequeño grupo de emprendedores en Tel Aviv asegura poder saberlo sólo con analizar tu rostro, gracias al sistema de reconocimiento facial que han desarrollado.

Faception, nombre de la empresa, ha patentado una "tecnología de aprendizaje" que crea perfiles de la gente y revela su personalidad a través de una imagen de la cara, una técnica pionera que, según apuestan, abre enormes posibilidades en el campo de la seguridad.

Su director ejecutivo, Shai Gilboa, concibió que nuestro comportamiento y semblante cuentan de nosotros más de lo que creemos y pensó en desarrollar esta idea a nivel técnico.

Ahora está al frente de una pequeña empresa centrada en la seguridad nacional y pública que ha sido fichada por una agencia de seguridad -de un país que no revela- que confía en la teoría de que el carácter está determinado por la carga genética y ésta se refleja en la cara.

"No estamos asumiendo nada, sólo leemos el ordenador y aprendemos. No enseñamos al sistema", explica en entrevista telefónica el funcionamiento de Faception.

Por ejemplo, asegura que recientemente su programa identificó con éxito entre todos los participantes de un torneo de póquer a dos de las tres personas que quedarían finalistas, y antes de que la competición se celebrase.

El ordenador observó las fotografías de 1.500 jugadores y las comparó con las de otras personas. A partir de esta información, el sistema elaboró unos clasificadores de personalidad y analizó qué les hace únicos, eligiendo como ganadores a dos de los tres finalistas.

La empresa asegura que tiene un 80 por ciento de efectividad demostrada, un porcentaje que aspira a elevar.

Alta o baja estima, carisma, tendencia a la agresividad, creatividad o habilidades sociales son "leídas" en los rostros, bien en vídeos, imágenes o en vivo, y clasificadas en alguno de los 15 perfiles que se han definido hasta la fecha y que incluyen, entre otros, los de investigador, pedófilo, delincuente de guante blanco, promotor de marcas, etc.

"Los sistemas de reconocimiento facial que se usan ahora pueden buscar en bases de datos si un individuo es un terrorista o un criminal, pero ¿qué pasa si tienes el potencial de ser un atacante y no estás registrado en ningún sitio?", expone Gilboa.

En su opinión, Faception se convierte "en otra herramienta para trabajar más eficientemente", en particular en asuntos de seguridad, pero también en el ámbito de la comunicación, mercadotecnia o servicios financieros.

Un ejemplo de uso es para los trabajadores del departamento de inmigración de un aeropuerto, donde el software "da la alerta y luego ellos pueden dar el siguiente paso. Les permite trabajar más eficientemente porque, según lo que diga, el sistema quizá puedan preguntar algo más a los viajeros", agrega Gilboa.


El director de la compañía defiende que Faception "no dicta sentencia ni juzga a nadie", a la vez que rechaza que esta manera de crear categorías por el aspecto físico sea discriminatoria o racista, como reconoce le han reprochado en más de una ocasión.

"No hay una evaluación de perfil racial o prejuicioso. No vamos a decir que todos los árabes son terroristas, el sistema dirá si alguien lo es o no. No discrimina, sino que se basa en hechos", argumenta.

La empresa asegura que tiene un código ético y que se impone límites, como no compartir la información de quién ha sido clasificado y en qué categorías, aunque entiende que "la tecnología provoca escepticismo y puede que algunos la rechacen". 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus