•   Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En menos de 30 segundos despega del puesto de socorro, se posiciona sobre el bañista en peligro y le suelta un salvavidas: en las playas de Biscarrosse (suroeste de Francia) se está probando el dron Helper para rescates en el mar.

Esta innovación, probada por primera vez en Europa a partir de este miércoles, es el resultado del encuentro entre Fabien Farge, médico de emergencia de esa ciudad balnearia y de Gérald Dumartin, al frente de Terra Drone, una empresa local especializada en cartografía con drones.

"Desde hace 15 años vi trabajar a los socorristas. Son verdaderos atletas, pero no se puede ir más allá de lo que permite la máquina del cuerpo humano. Hace dos años que estoy pensando en eso, cómo asociar un dron a un salvavidas", explica a la AFP Fabien Farge.

"Hace tiempo que tenía esa idea", cuenta Gerald Dumartin, que se puso en contacto con el médico a través de un amigo en común.

Primero realizaron pruebas con un dron corriente pero la experiencia fue poco concluyente. "Necesitábamos un dron capaz de resistir grandes variaciones de viento y con gran estabilidad", explica Farge.

Luego decidieron concebir un dron específico y se asociaron con la empresa Mywebteam, especializada en informática y objetos conectados.

El resultado es un aparato de 3,9 kg con una cámara de alta definición para visualizar la persona en peligro, un salvavidas capaz de inflarse automáticamente al entrar en contacto con el agua y un sistema para soltarlo.

Para los que lo concibieron, las ventajas del dron Helper (Human Environment and Life Protection Emergency Response) son numerosos. Tiene una velocidad de desplazamiento de entre 55 y 80 km/hora e indica rápidamente a la víctima que ha sido tomada en cuenta, lo que evita que entre en pánico.

Una cámara permite ver en qué estado se encuentra para decidir qué medidas hay que adoptar. Además el uso del dron como guía visual permite orientar a los socorristas que salen a buscarlo.

"El dron también permite despejar dudas sobre una presunta víctima y evitar poner en peligro la vida del socorrista", destaca Fabien Farge.

22 segundos

Los inventores destacan que el dron se puede usar con condiciones meteorológicas poco favorables, vientos de hasta 50 km/hora y un oleaje que justifique bandera amarilla para el baño.

En Biscarrosse, donde siguen llegando turistas, los socorristas se entrenaron para pilotar el aparato en condiciones reales y seguirán haciéndolo hasta el 22 de agosto.

"El objetivo de esta etapa de experimentación es ver si el aparato nos trae ventajas adicionales", dijo Romain Savoux, jefe del puesto de socorro.

Durante una demostración, el aparato llegó en apenas 22 segundos a la altura de uno de sus colegas que hacía el papel de bañista en dificultades, a 100 metros de la orilla.

Salido a nado desde la playa en el mismo instante, un socorrista aún se encuentra a unos cincuenta metros del "ahogado" cuando el dron larga el salvavidas. En cuanto al jet-ski, herramienta indispensable para los socorristas, tiene que ser llevado hasta el agua, domar las olas y abrirse paso con precaución entre los bañistas.

Para el alcalde de Biscarrosse, Alain Dudon, que aceptó que los 3,5 kilómetros de playa de su balneario sirvan de "base experimental", el dron sigue siendo una "solución de orden técnico" que no pone en tela de juicio la cantidad de efectivos humanos de vigilancia.

Un primer informe se realizará a fines de agosto para mejorar el producto y permitir al alcalde y otros responsables decidir si vale la pena invertir los 18.000 euros que cuesta cada aparato.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus