•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los empleados del metro de Moscú se vieron hoy obligados a repartir botellines de agua entre los pasajeros debido a las altas temperaturas que se registraban tanto dentro como fuera de los vagones.

Aunque eran ya pasadas las 18.00 de la tarde, la temperatura en algunas estaciones del metro no bajaba de los 28 grados, cifra sofocante para los moscovitas.

Tradicionalmente los usuarios del metro, uno de los más grandes del mundo con más de 300 kilómetros de líneas y 9 millones de pasajeros diarios, siempre se han quejado por la falta de corrientes de aire en el subterráneo.

El Instituto Meteorológico de Moscú ya había advertido ayer de que el sábado y el domingo los termómetros podrían marcar las máximas del verano con hasta 33 grados.

Con todo, estas temperaturas están muy lejos de las máximas alcanzadas durante el legendario verano de 2010, cuando los termómetros llegaron a superar los 39 grados, la ola de calor más abrasadora que se recuerda en este país.

Entonces, las altas temperaturas se vieron acompañadas por el humo provocado por los incendios forestales que arrasaron grandes superficies de cultivos en todo el país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus