•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

A medida que el juego Pokémon Go gana terreno a nivel mundial, un número creciente de lugares públicos e inclusive países, como Irán, rechazan ser una zona de caza de estas criaturas, pero ¿es posible instaurar zonas de exclusión?

¿Quién rechaza a los pokémones?

Pueden ser Estados, municipalidades, monumentos históricos, memoriales y propietarios privados. Entre los lugares históricos figuran el campo de exterminio de Auschwitz, el memorial de la Shoah en Berlín, el memorial de Hiroshima o el osario de Douaumont (batalla de Verdún). Todos ellos se quejaron de la llegada de cazadores de pokémones, no siempre respetuosos de cada lugar y de su historia.

Algunos Estados no dudan en prohibir el juego en su territorio. Este el caso de Irán que, a través de su Alto consejo del ciberespacio, vetó al juego alegando que la geolocalización que los jugadores necesitan para cazar podría ser utilizada para practicar espionaje.

En Arabia Saudita, el Comité permanente de investigaciones científicas y de emisión de Fatuas volvió a publicar un decreto de 2001 y aconsejó la prohibición del juego Pokémon Go, asimilado a los juegos con el dinero, prohibidos en el islam.

En general, son los comercios, las empresas y los particulares los que desean dejar de ser importunados por estos cazadores que entran en sus locales sin autorización, en busca de sus pequeños monstruos virtuales.

¿Cómo se eligen los pokéstop y las arenas?

Los pokéstops permiten a los jugadores dotarse de diversos accesorios para atrapar y cuidar a sus pokémones. Las arenas en cambio son lugares de encuentro donde los jugadores pueden hacer que sus animales virtuales se enfrenten. En ambos casos, es la empresa estadounidense Niantic, que creó la aplicación, la que escoge su ubicación.

Te interesa: Jugadores de Pokémon Go en Reino Unido asustan a focas reales cazando "seels"

Niantic, con base en California, utilizó para ello los datos de una aplicación anterior, también desarrollada por ellos, llamada Ingress, en la que los participantes iban a la caza del tesoro en varias ciudades. Al principio, la empresa integró lugares señalados de cada localidad, antes de ir agregando las sugerencias de los adeptos.

Así, los pokéstop y las arenas son muy variados: edificios principales, detalles arquitectónicos destacados, parques... Y están repartidos de forma desigual según las ciudades.

¿Dónde aparecen los pokémones?

Los pequeños monstruos virtuales pueden aparecer casi en cualquier parte y en cualquier momento. Técnicamente, su posicionamiento depende del algoritmo del juego que ubica los pokémones de manera aleatoria en el mapa. La aplicación toma en consideración sin embargo especificaciones geográficas locales, como ríos, lagos, bosques o el mar.

Para cazar a estas criaturas no es necesario, no obstante, entrar en un edificio que está a punto de derrumbarse o plantarse en medio de la calle. El sistema prevé que los jugadores puedan atraparlas en un radio de varios metros, sin tener que desplazarse hasta el lugar exacto donde se encuentran.

¿Se puede 'ser' una zona sin pokémones?

El problema es diferente para hacer desaparecer los pokéstop o las arenas y las zonas donde deambulan los animales virtuales.

En el primer caso, la empresa japonesa The Pokémon Company (filial de Nintendo), que posee la marca Pokémon, explicó a la AFP que Niantic gestionaba las demandas para suprimir o añadir un pokéstop o una arena. Como no puede intervenir en tiempo real, la firma aprovecha las actualizaciones del juego para aplicar los cambios. Entre las últimas modificaciones que se llevaron a cabo figuran la supresión en el videojuego de los memoriales de Hiroshima y de la Shoah.

Respecto a la desaparición de los pokémones, se trata de una manipulación más complicada porque depende del algoritmo del juego, el centro de todo el sistema. Esta operación necesita mucho más trabajo y desarrollo. The Pokémon Company asegura sin embargo que Niantic está intentado mejorar el algoritmo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus