•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Redacción web

Daniel Fitzpatrick, de 13 años, tuvo que morir para ser escuchado. El pequeño originario de Estados Unidos decidió quitarse la vida al no soportar el acoso que sufría en la escuela Holy Angels Catholic Academy, de Nueva York, donde cursaba sexto grado.

Luego de que su hermana mayor encontrara su cuerpo sin vida el jueves pasado, los padres de Danny—como le llamaban en su familia—hallaron una carta en la que relata cómo sus compañeros le hacían bullying y las autoridades del colegio no hacían nada al respecto.

Los padres decidieron compartir la carta con el diario neoyorquino The Daily News para denunciar la situación, a la vez que su papá publicó un emotivo mensaje a través de un video en su cuenta de Facebook.

En la carta, Danny cuenta que al principio todo estaba bien, que tenía amigos y buenas notas, pero que de repente todo cambió.

“Mis antiguos amigos cambiaron, dejaron de hablarme y yo dejé de caerles bien; el sexto curso llegó y mi amigo Anthony me falló y yo le fallé a él, Anthony la tomó conmigo y me acosó con John, Marco, Jose y Jack, lo hacían constantemente hasta que me peleé con él, acabé con un meñique roto”, escribió.

Agrega que “rogó y suplicó” a las autoridades de la escuela, pero que lo ignoraron. “Me rendí. Los profesores no hicieron nada, Mrs. Goldrick (la directora) no hizo nada, les conté a todos los profesores y no hicieron nada, excepto Ms. D'Alora, es la mejor profesora, ella me comprendió e hizo algo, pero no duró mucho", dice el pequeño.

Su padre, cuyo nombre también es Fitzpatrick, publicó el sábado un video en su cuenta de Facebook en el que agradeció las muestras de solidaridad de personas conmovidas por la tragedia y condenó lo que le pasó a su hijo.

Con lágrimas en los ojos, dijo: “A los padres de los pequeños monstruos asquerosos que atormentaron a Danny, espero que nunca tengan que sentir lo que está pasando mi familia”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus