•   Montevideo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En busca de independencia o de complementar sus ingresos, los latinoamericanos recurren cada vez más al trabajo autónomo que se vale de la tecnología, y aprovechan la oferta de proyectos cortos que les permiten además trabajar desde su hogar.

La tendencia es bastante clara para Sebastián Seiseles, director para las Américas del sitio Freelancer.com, el más grande de su tipo con más de 20 millones de usuarios, de los cuales 1,5 millones están en América Latina.

"Cada vez hay menos fidelidad del empleado con el empleador. Esa cuestión de pertenencia in eternum con la empresa existe cada vez menos, y va a dejar de existir a manos del trabajo free lance", vaticina Seiseles.

"¿Por qué trabajar para una empresa si puedo trabajar desde mi casa, o desde París? ¿Por qué tengo que ir todos los días (al lugar de trabajo) para perder tiempo de viaje si lo puedo hacer desde mi casa y voy a ser más productivo?", se pregunta este argentino de 39 años, que dirige Freelancer.com en el continente desde que comenzó a operar en la región en 2012.

El sitio con sede en Australia es la mayor plataforma mundial de trabajo por cuenta propia, y ha generado unos 10 millones de vínculos laborales entre demandantes y oferentes de mano de obra desde 2009.

Las motivaciones para apostar al trabajo autónomo varían, explica Seiseles.

"Tiene que ver con hacia dónde va la libido. Con el trabajo 'free lance' se da vuelta la ecuación: de adaptar la vida al trabajo, a adaptar el trabajo a la vida", explica, y recuerda que no se trata de un fenómeno nuevo, aunque la tecnología lo potencia.

En América Latina la empresa cuenta con 1,5 millones de usuarios. Brasil, México, Argentina y Colombia son los países en donde mayor penetración ha encontrado. India y Estados Unidos son los mercados principales de la empresa, con cinco y tres millones de abonados respectivamente.

Desde que se fundó la firma ha acumulado un volumen de negocios de 2.000 millones de dólares, con 6.000 nuevas ofertas de trabajo diarias.

Independencia y dinero

Consultado sobre el perfil y motivación de los trabajadores "free lance" latinoamericanos, Seiseles afirma que hay señas marcadas.

"El latinoamericano busca muchísimo la independencia. Creo que está en nuestro ADN. Es la región de las pequeñas y medianas empresas, donde el 90% de las empresas o más son Pymes, el 85% o más de la mano de obra es empleada por Pymes", detalla.

"Los latinoamericanos somos muy independientes, somos muy emprendedores, somos muy creativos. (...) Las crisis nos han llevado a buscar nuestros propios caminos", asegura.

En su plataforma, 74% de los trabajadores "son jóvenes 'millenials', nativos digitales, entre 18 y 37 años, que nacieron, crecieron y se criaron con una computadora", describe, y establece al mismo tiempo una diferencia generacional en el abordaje del trabajo.

"(Nuestros abuelos) entraban en una empresa y se jubilaban de esa empresa. Nuestros padres trabajaban 15-20 años en una empresa. (Las personas de 40 años) trabajamos 6-7 años en una empresa y vamos para otra. Un joven 'millenial', si es que pasa por una empresa, está dos o tres años".

Autonomía y tecnología

El trabajo "free lance" como "término, remite a un trabajador independiente, un trabajador autónomo, que se vale por sí mismo y que no quiere o no tiene ataduras o vínculo formal de empleado con una empresa. Hoy en día se lo relaciona íntimamente al término con la tecnología", explica Seiseles.

Según este especialista, con la llegada de la tecnología el trabajador puede acceder a enorme variedad de ofertas de cualquier lugar del mundo con solo un click.

En muchos casos, ese trabajador "comienza siendo un empleado de otra empresa, que por motivos económicos (o) por querer equilibrar su vida personal y profesional, o (porque) quiere dirigir sus propios destinos, comienza a trabajar en sus tiempos extra".

El objetivo final: "Decidir qué, cuándo, cómo y para quién trabajar", concluye.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus