•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En unos años, aplicaciones móviles permitirán la detección de diferentes tipos de cáncer de piel, una enfermedad que en las próximas décadas puede expandirse si no se toman medidas de prevención, explicaron a Efe varios expertos en el Congreso Mundial sobre esa afección que concluyó esta semana en Viena.

Actualmente, las aplicaciones ya existentes “no son muy buenas” y todavía no aportan al paciente beneficios reales “en el examen de la piel”, declara a Efe Peter Soyer, director de Dermatología del hospital Princess Alexandra de Brisbane (Australia).

Sin embargo, los trabajos que están llevando a cabo compañías como Apple o IBM en colaboración con diferentes universidades “cambiarán por completo” la lucha contra este cáncer, vaticina.

La empresa tecnológica estadounidense IBM y el centro especializado en cáncer Memorial Sloan Kettering de Nueva York firmaron en 2012 un acuerdo de colaboración para el desarrollo de inteligencia artificial en la lucha contra estas enfermedades.

“Probablemente” estas aplicaciones tengan un uso hospitalario antes de que lleguen a los usuarios en varios años, matiza Soyer.

Este dermatólogo, con más de 30 años de experiencia, ha evaluado diferentes aplicaciones ya disponibles tanto para el sistema operativo Android como para el de la tienda virtual de Apple.

Existen decenas de aplicaciones que informan y educan sobre los diferentes tipos de cáncer de piel y tratan de diagnosticar con fotografías realizadas con la cámara del teléfono móvil, como la aplicación “FotoSkin”, creada en 2014 por médicos españoles.

Soyer explica que los diagnósticos con esta tecnología hasta ahora no son precisos, ya que varían en función de la aplicación utilizada.

Por el momento, indica el experto, “la mejor opción que tiene el paciente para detectar de forma temprana el cáncer de piel es una combinación de la fotografía de cuerpo entero con la dermatoscopia en alta resolución”.

Estas dos técnicas están a la vanguardia en la temprana detección del cáncer de piel.

La primera consiste en fotografiar el cuerpo entero del paciente para luego poder hacer un examen en tres dimensiones.

Su inconveniente, explica Allan Halpern, jefe de Dermatología en el Memorial Sloan Kettering y experto en la técnica, son los “problemas de privacidad” derivados de un estudio fotográfico que precisa la absoluta desnudez del paciente.

Para llevarla a cabo se necesita un aparato con múltiples cámaras que fotografíen al paciente desde “todos los ángulos” para evitar “la pérdida de efectividad en superficies curvas”, dice Halpern.

La dermatoscopia de alta resolución, por su parte, es un escáner poco invasivo para la piel que identifica varios cánceres de piel, como el melanoma, pero nunca el linfoma.

A diferencia del melanoma, que afecta a las células responsables de la pigmentación de la piel, el linfoma es un cáncer que ataca al sistema inmunitario del ser humano. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus