•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Príncipe del Bolero Romántico es el nombre con el que Carlos Mejía Godoy, en una de sus visitas a Nueva York, bautizó a Armando J. Rico, un joven matagalpino que poco a poco se ha ido ganando el corazón de los neoyorquinos. A pesar de haber llegado hace un par de años a la ciudad que nunca duerme, sus boleros se escuchan por todas partes.

Tiene 26 años, está casado y tiene tres hijas, quienes se encuentran en Nicaragua. Tiene una voz de tenor que ha sabido utilizar para deslumbrar a su público, que lo sigue por los eventos donde se presenta en la Gran Manzana.

Afirma que fue su abuelo, Julio Rico Pala, quien le inculcó la música desde muy pequeño. Según este cantante de boleros, su abuelo enamoraba con su guitarra a todas las muchachas que pasaban por la acera de su casa. A los 15 años aprovechó la oportunidad que se le presentó para estudiar un programa educacional en comunicación social. Es de esta forma que incursionó en el mundo de la radio y por dos años colaboró en Radio Estéreo Amiga de Matagalpa. Además, se las ingenió para conseguir algunos parlantes y una consola para montar su propia discoteca móvil. Se convirtió en el DJ oficial de los colegios de esta ciudad.

Aprovechando los pocos ingresos que ganó haciendo radio y trabajando como DJ, pagó la carrera de mercadeo y publicidad en la Universidad de Ciencias Comerciales de Managua. 

“Fue la mejor combinación que hice, ventas y comunicación. Pero tuve que alejarme un poco del mundo de la música porque no me quedaba mucho tiempo una vez que entré a estudiar. Recuerdo que me convertí en un fanático de los karaokes y cuando tenía las posibilidades de viajar a Managua, me interesaba saber en qué lugares tenían concursos de karaoke para participar y ganar. Yo sabía que de esta forma mantenía vivo el deseo de seguir cantando”, recordó.

Otras de sus inspiraciones fue Rafael Zeledón, integrante del trío los Príncipes de Matagalpa, quien fue su maestro al enseñarle a amar la música del ayer. 

“Él salía todas las noches por las calles de Matagalpa para andar de bar en bar complaciendo a todo a quien le solicitara interpretar los boleros del ayer”.

En 2014 abandonó Nicaragua. Llegó a Nueva York, donde radica ahora. Se encontró con la dicha de crecer aún más en el mundo de la música, al encontrar el apoyo de los nicas que radican en esta gran ciudad, ellos le han ayudado a abrirse camino para incursionar en el mundo del bolero.

Ha tenido la oportunidad de compartir escenario con grupos nicaragüense que han llegado a esta ciudad a realizar diferentes presentaciones. Entre los grupos nicas con lo que Rico ha compartido el escenario se encuentran Dimensión Costeña, La Cuneta Son Machín, La Nueva Compañía y Carlos Mejía Godoy. 

“Ahora estoy trabajando en la grabación de mi segundo sencillo, donde quiero hacer un homenaje a esos grandes músicos del ayer, para recordar esos grandes temas que nunca pasan de moda. Próximamente estaré realizando una gira al Estado de Florida donde espero una buena presencia de público nicaragüense y de hermanos latinoamericanos”, relato el Príncipe del Bolero Romántico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus