•  |
  •  |
  • Edición Impresa

”Es muy probable que la razón por la que las galaxias pueden crecer solo hasta cierto punto radique en que todas ellas giran alrededor de un agujero negro que frena su evolución”, explicó en entrevista con Efe el astrofísico alemán Reinhard Genzel (Bad Homburg, 1952).

El corazón de una galaxia “siempre alberga sorpresas”, precisó Genzel, actual director del Instituto Max Plank de Física Extraterrestre a su paso por Madrid para ofrecer una conferencia sobre agujeros negros en la Fundación BBVA.

El científico, que demostró en 2008 la existencia del agujero negro Sagittarius A en el centro de la Vía Láctea tras 16 años de complejas investigaciones, cree que el interés del público no especializado por estos temas proviene de “la combinación de curiosidad con la necesidad de explorar y entender el entorno en el que vivimos, características todas ellas naturales del ser humano”.

En su opinión, “la gente se interesa por las cosas que no comprende” porque les “gusta el misterio”, aunque paradójicamente “la explicación de cómo funciona un agujero negro puede llegar a ser bastante simple”, ya que “todo depende de la cantidad de masa de un objeto y de la distancia respecto al mismo”.

Así, explicó que, para abandonar la Tierra, un cohete precisa de una inyección de energía que le imprima una velocidad de entre 30,000 y 40,000 kilómetros por hora “para superar a la gravedad, que es proporcional a la masa”.

Si el diámetro del planeta se redujera a un centímetro pero mantuviera la misma masa, “el cohete tendría que ser mucho más rápido” y, si se encogiera aún más, la velocidad debería aumentar proporcionalmente para poder abandonarlo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus