•   Pekín  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de chinos se agolpan delante de la estación de tren de Pekín, a -5 ºC, para ir a ver a sus familiares con motivo de la celebración del Año Nuevo del Gallo, que empieza este sábado.

Estas vacaciones, llamadas "la Fiesta de la Primavera", son las más importantes del año en China y son sinónimo de reunión familiar, comidas fastuosas e impresionantes fuegos artificiales.

Las autoridades prevén que se efectuarán cerca de 3.000 millones de trayectos durante 40 días, según la agencia oficial china Xinhua. Se trata de la mayor migración humana del mundo.

Con los asientos limitados, los chinos lo tiene difícil para encontrar billetes de tren. Qi Xi, de 23 años, forma parte de los afortunados. Gracias a una aplicación de móvil para comprar tiquetes, consiguió uno de estos billetes. El único problema es que al estar completos todos los trenes rápidos, tendrá que conformarse con una plaza en uno convoy que tardará todo un día en recorrer los mil kilómetros hacia su provincia de Heilongjiang (noreste).

Novia de alquiler

Pero podría haber sido peor. "Mi colega de trabajo todavía no ha conseguido encontrar billetes. Y no podrá volver" a su casa, declara el joven, mientras fuma un cigarrillo tras otro delante de la estación.

Según las estadísticas oficiales, unos 282 millones de chinos originarios del campo trabajan en zonas urbanas. También muchos ejecutivos viven en grandes ciudades de otras regiones por razones profesionales.

Para muchos, el Nuevo Año lunar es el único momento del año en el que podrán reunirse con su familia, muchas de las cuales están a cargo del hijo único que han dejan los padres para poder ir a trabajar a las ciudades. Según cifras oficiales, el país cuenta con 61 millones de niños "dejados" por su padres en el campo tras emigrar a los centros urbanos.

Liang Chen, de 22 años, va a pasar 14 días con su familia en la provincia de Shandong (este). Ya sabe desde ahora que sus padres, como cada año, le preguntarán si ya tiene novia. "Me hacen está pregunta todos los años", resopla.

Los jóvenes chinos se ven a menudo presionados para casarse lo antes posible, si puede ser antes de los 27 o 28 años. Como el hecho de ser cuestionado por este tema angustia a más de uno, parece ser que algunos solteros buscan en internet "novia de alquiler", y así tranquilizar as sus padres, según el motor de búsqueda chino 360.

Llegar dos horas antes y perder el tren

Sin acceso a internet ni smartphone, Wang Wentai, de 65 años, pidió ayuda a un colega para comprar un billete para la ciudad de Handan, a unos 400 km al sur de la capital.

En Pekín, Wang trabaja en un restaurante coreano para completar los ingresos de su hijo, obrero en una fábrica. Impaciente para volver a casa, llegó a la estación dos horas antes de la hora... pero perdió el tren por culpa de la muchedumbre.

"Perdí mucho tiempo, porque no sabía en qué cola tenía que esperar. Hay tanta gente", se lamenta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus