•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Hace un año una polémica foto de Shakira en la cual deja entrever que sufre onicofagia, mejor conocido como el mal de morderse las uñas, dejó en evidencia que se trata de enfermadad muy común y que cualquier persona puede padecerla.

 “La onicofagia es una enfermedad psiquiátrica que se manifiesta en la piel”, dice el doctor Numa Barquero Bendaña, especialista en dermatología, subespecialista en cosmética y profesor de la Universidad de Ciencias Médicas (UCM).

Las personas que están sometidas a estrés y presentan ansiedad son las principales víctimas de la onicofagia, debido a que para desahogar esa ansiedad se muerden las uñas, explican los expertos.

La sensación de quebrar la uña con los dientes, de masticarla, saborearla, triturarla e incluso tragarse los pedazos, puede generar liberación de estrés y ansiedad, según el doctor Barquero.

Hay autores de libros que han atribuido el hábito de morder o comerse las uñas al canibalismo, por el hecho de que la persona está comiendo una parte de su cuerpo.

La onicofagia en los niños puede ser una manifestación de abuso de violencia doméstica, física y sexual, añaden los especialistas.

Hay personas que se muerden solo las puntas de las uñas, otras solamente se las quitan y desechan el pedazo, pero algunas personas llegan incluso a quitarse con los dientes más de la mitad de la uña, dejando la piel expuesta.

Según el especialista, al quedar el dedo con el espacio vacío de la uña, la piel empieza a deformarse, la orilla del dedo se pone más engrosada, con mayor frecuencia en los índices y pulgares, que son los que más se utilizan. 

Según el doctor Barquero la causa principal de la onicofagia es mental. “Comerse las uñas puede ser la manifestación del comienzo de una esquizofrenia, o un trastorno compulsivo”, detalla el especialista.

El mal de morderse las uñas puede tratarse con ansiolíticos (tranquilizante  fármacos) y antidepresivos, pero lo recomendable es visualizar el problema desde el punto psiquiátrico, porque aunque la uña se cure si no se trata la ansiedad, la persona seguirá mordiéndolas.

Morderse las uñas es una patología similar a chuparse los dedos o arrancarse los pedacitos de piel que están en las cutículas. Es una enfermedad que se presenta tanto en los niños como en personas adultas.

Para contrarrestar este problema, según los especialistas, es necesario sustituir este hábito por otros que no hagan daño al cuerpo, por ejemplo: Apretar un objeto, hacer bolitas de papel y desbaratarlas o masticar chicle. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus