•   Santa Fe, E.E.U.U.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 A medio camino entre una atracción de Disney y una sala de juegos psicodélica, "La Casa del Eterno Retorno" podría ser obra de Salvador Dalí si se le hubiera pedido concebir un programa televisivo de concurso.

A primera vista se trata de una casa victoriana común, pero no más entrar los visitantes se sumergen en un laberinto fantástico.

"Es arte interactivo, extremadamente interactivo", explica Vince Kadlubek, cofundador y director general de Meow Wolf, el colectivo de arte que está detrás del proyecto.

De los casi 2.000 metros cuadrados, la atracción situada en los suburbios de Santa Fe (suroeste de Estados Unidos) fue fundada por el creador de "Juego de Tronos", George R.R. Martin, como parte de una inversión de varios millones de dólares destinada a inyectar oxígeno a esta parte de Nuevo México.

Santa Fe, donde confluyen la cultura hispana y la indígena de la etnia pueblo, conocida por su comunidad de artistas -Georgia O'Keefe vivía allí al final de su vida- envejeció en las últimas décadas.

La edad promedio se estima en 42 años y medio, casi tres años más que en 2000 y cinco más que el promedio nacional.

Una residente de 50 años confesó a la AFP estar cansada de ser siempre la más joven cuando la invitan a una fiesta.

Los trabajadores sociales atribuyen el éxodo de los jóvenes a la falta de viviendas con alquileres asequibles, o de trabajos no relacionados con el turismo.

"El turismo también comenzó a sufrir porque los nuevos turistas -los cuarentañeros, la Generación X- no querían venir a Santa Fe", dijo a la AFP Kadlubek.

Obra surrealista 

Para él, la Casa del Eterno Retorno llegó en el "momento justo y en el lugar justo": el escritor R.R. Martin se ha involucrado cada vez más con la ciudad donde vive desde hace casi 40 años, al tiempo que la serie de HBO "Juego de Tronos", adaptación de sus novelas fantásticas, ha ido ganando éxito.

Los visitantes entran en lo que parece una casa de dos pisos en cuarentena -situada supuestamente en Mendocino, California- pero rápidamente se dan cuenta de que las apariencias engañan.

La instalación interactiva se basa en la misteriosa historia de los Steligs, una familia ficticia que habría vivido y desaparecido de la casa después de una fisura espacio-temporal.

Los visitantes deambulan libremente buscando pistas para entender lo que pasó a través de las cartas de la familia, las listas de compras o un diario íntimo, leyendo documentos informáticos, las notas sobre la puerta de la nevera, etc.

Pero al abrir la nevera se encuentran en un pasillo luminoso que conduce a una agencia de viajes intergalácticos con puertas corredizas en forma de nave espacial.

O al deslizarse por la chimenea van a dar a una red de subterráneos mágicos, donde hay un esqueleto de mamut de tres metros con el que se puede tocar el xilófono.

Meterse en la secadora de ropa conduce a más de 70 habitaciones conectadas que contienen todo tipo de elementos psicodélicos, abstractos y un poco terroríficos sacados de la cultura pop japonesa, los dibujos animados "Calvin y Hobbes" e incluso al propio Walt Disney.

"Es un rompecabezas, es sólo para divertirse. Tanto a los niños como a los adultos les encanta. Es una experiencia única", asegura Gail Machov, que acudió a conocer la atracción desde Minnesota (norte).

Mejor que Disney 

George R.R. Martin, de 68 años y preocupado por el envejecimiento de la población de su ciudad, había comprado en 2013 el cine Jean Cocteau, que cuenta con una sola sala de 128 butacas y estaba abandonado desde hacía siete años.

Escena de la séptima temporada de Game of Throne.El autor de la saga de fantasía medieval lo resucitó no solamente proyectando todos los últimos estrenos de cine sino también invitando a las estrellas de "Game of Thrones" a los estrenos.

También convirtió las instalaciones de un liceo sin uso en talleres para artistas.

En 2014, Kadlubek contactó con el escritor de culto, para quien había trabajado brevemente en el Jean Cocteau, para proponerle montar una "instalación interactiva y multimedia" en un bowling abandonado de una zona industrial.

La propuesta sedujo a R.R. Martin y desembolsó 3 millones de dólares para comprar el edificio, que fue remodelado durante 18 meses por el colectivo Meow Wolf con el objetivo de atraer unos 100.000 visitantes en un año. Un objetivo alcanzado en los dos meses siguientes a su inauguración en marzo de 2016.

El colectivo quiere ahora repetir la experiencia en Denver, Las Vegas, Houston y Austin. "Queremos hacerlo mejor que Disneylandia, mejor que Universal" y que se convierta en "la atracción más increíble del mundo".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus