• Mayo 7, 2008, 3 a.m.

¿Se acuerdan a finales de noviembre del 2,007, cuando el ministro de Energía y Minas, Emilio Rapacciolli, anunció con bombos y platillos que “a petición de los CPC” se acabarían los cortes de energía eléctrica?

Según él era porque los “Consejos de Poder Ciudadano se lo habían pedido directamente al presidente Daniel Ortega, para celebrar con luz a la Purísima Concepción de María”.

No hubo un ridículo e inverosímil más sonado en ese año, porque todos los que no somos fanáticos del líder del Frente Sandinista sabíamos que el bondadoso gesto del gobierno obedecía exactamente a que en esas fechas estaba iniciando la zafra de los ingenios azucareros, y que la bonanza duraría hasta que terminara el proceso, hará por abril o mayo, tal como está ocurriendo.

Casualmente en un blog que escribí para esas fechas, titulado “¡Que sigan los apagones!”, mencionaba que era una broma de pésimo gusto que se dijera que todos los nicaragüenses tendríamos electricidad “gracias a la solicitud de los CPC”, como si nadie más hubiese estado harto de vivir en penumbras.

Para mí fue una ofensa que Rapacciolli y el presidente Ortega prometieran que jamás iba a haber apagones, cuando al término de la zafra, tal como se auguraba, de nuevo nos informan que debemos atender con una vela en la mano a niños, ancianos o enfermos de gravedad, sin poder darles ventilación o nebulizarlos, y que incendios, pérdidas económicas, accidentes automovilísticos y más caos ocurran porque no hay fluido eléctrico.

Cayó el telón, pues, se terminó la zafra y yo pregunto dónde están los CPC, ahora que César Zamora, gerente de la Empresa Generadora Corinto Power, anuncia que a falta de búnker, un derivado del petróleo, no podrán cumplir con el abastecimiento de 60 megavatios ¿Y la promesa de Rapacciolli y del presidente de todos los nicaragüenses, en su campaña electoral y en su primer año de gobierno?

Pero aún hay más, si los CPC pidieron en octubre del año pasado, coincidiendo con la zafra, que hubiera luz eléctrica para la Purísima ¿por qué no la piden para el Día de las Madres? ¿o es que las madres no nos merecemos tener iluminación en nuestras casas en fechas anteriores a nuestro día?

Cabe preguntar también qué se hizo la “ayuda venezolana”, si no puede suplir el búnker necesario para la planta de Corinto, ya que el país se está endeudando y nadie sabe dónde van a parar los beneficios de ese petróleo que “generosamente” envía el presidente Hugo Chávez.

Por mi parte, tras leer el aviso de que en el sector donde resido no habrá luz en el peor período, de las cinco de la tarde a las diez de la noche, no me queda más remedio que resignarme a pagar más a Fenosa, aunque no tenga luz, a comprar velas, espirales para espantar las nubes de zancudos y pedirle a Dios que los CPC se apiaden de nuevo de nosotros los nicas, porque de otra manera no veo cómo nos pueden volver a “favorecer” con la energía eléctrica. Para no ser negativa pienso que talvez volverán a desaparecer los apagones en la siguiente zafra a fin de año.

PD: Amigos CPC, absténganse de preguntarme por qué no menciono a los gobiernos liberales, mejor revisen colecciones antiguas de END y verán sus respuestas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus