• Sept. 4, 2013, media noche

 

 

El entrenar y comer saludable para alcanzar la pérdida de grasa no debería ser alimentado por pensamientos negativos cómo “odio como me veo” o “necesito corregir esto”. La comida tampoco debe ser vista como el enemigo. Ahora, no tiene nada de malo querer mejorar la apariencia física, todos queremos vernos y sentirnos bien. Sin embargo, no deberías de entrenar ni ajustar tus hábitos alimenticios por puro odio hacia tu cuerpo o como una forma de castigo. Las pláticas negativas nunca han motivado a nadie a largo plazo. El decirse a sí mismo, por ejemplo, “no puedo comer saludablemente”, solo reafirma que no puede y eventualmente llevará a las personas a seguir con su mismo estilo de alimentación. Ese es el poder que tienen sus propias palabras.

Uno debe apreciar el entrenamiento como una muestra del amor y respeto que tenemos por nuestros cuerpos y querer llegar a ser una mejor versión de uno mismo. Entrenen porque están orgullosas de las capacidades de su cuerpo. Entrenen porque así podrán aumentar años a sus vidas mejorando de forma mental y física. Entrenen, para resaltar sus habilidades y cualidades únicas. No sobreestime el poder de la mente para controlar sus resultados físicos a raíz del ejercicio. La mente puede controlar su cuerpo más allá de lo que usted imagina.

 

La pérdida de grasa es al final un cambio de hábitos, y dichos cambios empiezan con un cambio de mentalidad. Una mente positiva y fuerte, es la base, no solo para construir un mejor cuerpo sino que te permitirá apreciarlo.

Tu mentalidad es el factor decisivo. Posiblemente no tengas control de los resultados, pero sí tienes control de tu actitud.

Hazte estas dos preguntas:

¿Qué es lo peor que pasaría si no perdieses una libra más?

¿Estarías bien si no ocurriese? (PISTA: Sí)

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus