• Sept. 18, 2013, media noche

 

 

Cada semana tenemos que hacer uso de nuestro ingenio para comprar los alimentos que brindaremos a nuestra familia. Esto debe ajustarse a un presupuesto y ser muy nutritivo.

Recomiendo hacer menús semanales ajustados a las posibilidades económicas y los gustos familiares. Con estos se hace una lista y se compra lo necesario, se ahorra y no hay desperdicio. Además, no olvides revisar la despensa para usar lo que quedó y no comprar de más.

Ten en cuenta estos TIPS:


Compra sin hambre, así elegirás opciones nutritivas y evitarás aquellas altamente calóricas. Si llegas con hambre consume una fruta, un yogurt o alguna galletita nutritiva, integral y poco dulce antes de iniciar tu recorrido. En los lácteos elige yogurt bajo en calorías y grasas, incluye el natural en vez de crema, prefiere la margarina suave, escoge los quesos que tienen menos grasa y menos sal, puedes incluir mozarella rebanado el que cuantificarás más fácil y también el cottage que es bajo en grasa, las leches deben ser descremadas o 2%, según las edades de los miembros de la familia.

Prefiere los embutidos más magros y de pavo o pollo. Evita salchichas altamente grasosas. Busca carnes magras, estas tienen menor cantidad de grasa perjudicial.

Evita las vísceras. Las pechugas de pollo tienen menos grasa que las piernas y muslos y estos últimos menos que las alas. El cerdo debe ser lomo o filete. Trata de incluir pescado por lo menos una vez a la semana.

Exagera con las frutas y vegetales, lleva todo lo que más puedas, incluye de todos los colores y texturas: remolacha, ayote, chilote, chayote, frijol verde, apio, zanahoria, chiltomas, espinacas, repollo blanco y morado, brócoli y coliflor. Es decir, entre más colores y variedad mejor.

Prefiere condimentos más naturales: vinagre, ajo, cebolla, especies como albahaca, hierbabuena, culantro, curry, tomillo, hoja de laurel, nuez moscada, achiote.

Evita todo lo que tiene preservantes y colorantes, lo natural es mejor.

Los cereales deben ser poco dulces, altos en fibra, con avena, allbran, semillas o algunos frutitos secos, avena simple y en hojuelas, evita los que ya vienen azucarados y con otros ingredientes. Busca granolas y fibras naturales.

Elige panes integrales con más de 3.5 gramos de fibra por rebanada o porción, evita galletas con rellenos, busca las más simples, de avena, evita los chips, incluye maíz natural de hacer palomitas en casa, si llevas tortillas que sean tostadas y no fritas. Incluye frijoles y atrévete con el garbanzo o lentejas, son muy saludables, ricos en fibra y nutrientes.

Evita todos los chips, congelados y bebidas ya azucaradas. Todos estos alimentos deben ser consumidos de forma muy ocasional y en poca cantidad pues muchos son altamente calóricos.

Aprovecha los descuentos pero prioriza lo nutritivo, la salud de tu familia depende de estas elecciones.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus