• Sept. 25, 2013, media noche

 

 

En mi trabajo, todo el que me ve me dice: no sé cómo hacés para no engordar si pasás comiendo todo el día. La verdad, yo no lo siento así, pero quizás es la precepción de las personas.

A muchas nos pasa que al estar bajo un régimen de alimentación saludable, o bien, a dieta, como dicen muchas personas, padecemos de hambre, o en otras ocasiones puede ser simplemente ansiedad, que deseamos comer en todo momento lo que tengamos a nuestro alcance, y a veces ni siquiera es hambre lo que tenemos.

A mí esto me pasaba, y realmente me sigue ocurriendo muy a menudo, pero he logrado identificar estrategias o bien truquitos, para poder mantener la ansiedad controladita y siempre comer, pero de forma debida. Por lo mismo, me gustaría compartir con ustedes algunos de los tips que me funcionan para controlar el hambre.

En muchas ocasiones tiene que ver que no llevamos un orden en nuestros tiempos de comida. A muchas nos pasa que debido a nuestras múltiples actividades en el día, en ocasiones no nos da chance de desayunar, o bien almorzamos hasta las 3:00 p.m. y cenamos a la hora que podemos. He identificado que esto es un error grave, ya que ello no permite que el organismo se eduque con sus debidos tiempos de comida.

Al establecerlos, estarás educando a tu organismo y garantizarás ingerir la debida comida que necesitas justo en los tiempos debidos, antes de que te ataque el hambre y comas lo primero que encuentres. Dentro de estos tiempos, no solo debes hacer tus tres comidas, también debes incorporar meriendas y procurar cumplir en los rangos de horarios que establezcas para cada uno de ellos.

Consume mucho líquido. En muchas ocasiones te confundes entre si verdaderamente lo que tienes es hambre o sed. Por lo antes expuesto, te sugiero siempre cargar tu botellón de agua, que te ayudará a controlar la ansiedad y te mantendrá saciada.

Organiza tus comidas. Antes de que te dé hambre, es siempre importante andar a mano lo que puedes y debes comer. Al organizar tus tiempos de comida estarás garantizando que vas a comer comida saludable y nutritiva. Yo siempre ando en mi cartera una manzana, una barrita o nueces. Esto con el fin de que si no me dio chance de ir a mi casa, al menos mientras realizo las gestiones del día y me da hambre la controlo con cosas que sean nutritivas, en vez de pasar comiendo unas tajaditas con queso, unas papitas o unas galletas dulces que las encontramos en cualquier lado.

¡Desayuna! Tanta gente que conozco no lo hace… es súper importante. Así estás haciendo una camita en tu estómago, y luego el almuerzo no te da tanta hambre, y, por ende, en la cena menos.

Y el tip más rico del día: duerme bien. Por todos lados he leído que al no dormir lo suficiente las hormonas que controlan el apetito se desequilibran, y, por ende, andás más hambre… ¡Hora de dormir, chicas!

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus