• Oct. 2, 2013, media noche

 

Uno de los aspectos más importantes que muchas veces se pasa por alto durante una sesión de entrenamiento es la fase de recuperación o bien el tiempo que dedicamos a descansar. Este tiempo es un periodo donde no se realiza ningún tipo de trabajo, y aunque físicamente no lo estás haciendo, fisiológicamente tu cuerpo está tomando la oportunidad para repararse y estar más fuerte para el estrés que el siguiente ejercicio le pondrá.

Mientras te ejercitas, tus músculos trabajan para cumplir las demandas que tú le exiges.

El tiempo que te tomas para descansar entre series de ejercicio puede tener un gran impacto en cuanto a cómo el ejercicio afectará tu cuerpo.

Si uno descansa mucho, el entrenamiento posiblemente pierde intensidad, pero si descansas muy poco puedes terminar agotándote mucho antes de lo que deberías y no rendir lo que deberías debido al cansancio.

Hay dos aspectos claves que se tienen que tomar en consideración, siendo el primero cuál es el fin de tu entrenamiento.

Si lo que buscas es fuerza y resistencia entonces un descanso un poco más prolongado va a ir de acorde a tu necesidad, pero si lo que buscas es acelerar tu metabolismo y bajar tu porcentaje de grasa entonces un descanso mínimo es lo ideal. Esto puede durar un periodo tan corto de 30 segundos hasta un descanso mínimo en el cual entrenas sin haberte recuperado en un 100%.

 

El otro aspecto que necesitas analizar es tu propia condición física. Conozco personas cuyo periodo de descanso es casi nulo, pero terminan sus rutinas perfectamente aun cuando se están demandando en cada serie. Cada persona opera diferente, mientras tu rendimiento no decaiga entre series, descansa lo que sientas necesario para mantener la intensidad. Solo no confundan la fatiga y el dolor con un entrenamiento productivo. La meta global de cualquier entrenamiento no es terminar completamente cansado, es mejorar y ser una mejor versión de uno mismo.

Esto no solo implica monitorear el tiempo de trabajo/descanso durante cada sesión, pero también el tiempo de recuperación entre sesiones.

Es importante que te adhieras al tiempo adecuado de recuperación y descanso para que tu cuerpo pueda súper compensar el estímulo creado por el ejercicio. Recuerda que el verdadero progreso no ocurre mientras entrenas, sino cuando estás recuperándote.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus