• Oct. 18, 2013, media noche

 

 

La quimioterapia es para muchos su tabla de salvación y el tratamiento que les curará del cáncer. Es una opción para vivir, un tanto dura por los efectos adversos que implica, pero trae consigo la esperanza de la curación. El tratamiento con quimioterapia no solo constituye el recibir los medicamentos determinados para tal fin, sino el reto de prepararse para recibirlos, y mantenerse en las mejores condiciones para cumplir con los ciclos indicados.

La alimentación saludable es muy importante durante la quimioterapia, pues es como prepararse para las olimpiadas; debes estar en las mejores condiciones nutricionales y mantenerte de esta manera para recibir los beneficios de este tratamiento.

Luego de la quimioterapia

En estos días se requiere de mucha tranquilidad y paciencia. Hay efectos adversos muy molestos, nauseas, vómitos, dolor de cabeza, incomodidad, intolerancia a los alimentos y mucha inapetencia. Todo esto es normal y va a pasar, trata de:

Mantenerte muy hidratada, preferir las cosas al tiempo más que frías o calientes, pues las temperaturas extremas pueden producir alguna molestia.

Comer pocas cantidades y con frecuencia, consumir los alimentos en bocados muy pequeños. Las sopas, purés, mojos, son mejor tolerados que la comida más sólida.

 

Para algunas personas los heladitos hechos de frutas naturales en casa con poco dulce pueden resultar adecuados, o el yogurt con alguna fruta congelado.

Mantener el suplemento nutricional indicado por el médico y saber que lo puede tomar, congelar, hacer como flan o usarlo como base para algún batido o helado.

Las preparaciones deben ser poco olorosas, el exceso de ajo, cebolla y chiltoma y su vapor empeoran las nauseas.

Trate de incluir en estos días proteínas provenientes del huevo, de pollo, pescado, de las semillas y las leguminosas. Estos pueden estar licuados o majados en las sopas o mojos.

Entre ciclo y ciclo de quimioterapia

Consumir abundante cantidad de agua, frescos ralos de frutas con mínima cantidad de azúcar, tés fríos o calientes de cualquier hierba que desee.

Hacer ordenadamente todos los tiempos de comida.

Incluir abundantes frutas y muchos vegetales con almuerzo y cena. Combine todos los colores, y texturas, sobre todo preferir los que son muy verdes y rojos.

Evitar el exceso de azúcares, dulces, mieles, postres y siropes.

Evitar frituras.

Evitar todo lo que tenga preservantes, colorantes, químicos, embutidos, todo lo natural es mejor.

Evitar el exceso de lácteos y usar solo los descremados.

Usar solo carnes blancas.

Usar harinas integrales, papas con cáscara, leguminosas como el frijol, lenteja, garbanzo, frijol blanco, tortilla de maíz natural, cereales y pastas muy integrales.

Evitar el pan blanco y tubérculos.

Preferir las grasas saludables como el aceite de oliva, de canola, de maíz, el aguacate y las semillas.

Usar los suplementos nutricionales que el médico indique según el caso.

La alimentación saludable durante la quimioterapia es una herramienta que permitirá sentir mayor bienestar y menos intensidad de los efectos adversos.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus