• Nov. 19, 2013, media noche


A Donovan, por nuestras reflexiones en banda ancha.

El otro día alguien me decía que el feminismo le parecía “algo insignificante”, “sin importancia”, “un extremismo que no ayuda a la convivencia entre hermanos”. Después de escuchar eso obviamente concluí que estaba ante alguien que desconocía lo que significaba el feminismo como revolución social, como movimiento ilustrado, como propuestas de igualdad y equidad en una sociedad injusta. Entonces, me aventuré a preguntarle, ¿qué es lo que ayuda a una convivencia entre hermanos? (usando sus palabras). Y esta persona me respondió que “Jesús y el amor que propone hacia el prójimo”.  Y yo sonriendo le contesté que para mí Jesús es el hombre feminista más viejo del que sabía.

Para algunas personas feministas el cristianismo no puede, de ninguna manera, ir de la mano con el feminismo por la jerarquía patriarcal que supone la religión cristiana. En contra parte, algunas personas cristianas piensan que el feminismo nada tiene que ver con el cristianismo. Sin embargo, existe un gran aporte de la teología de la liberación (teología feminista) que permite cuestionar el cristianismo y revisar constantemente el papel de la mujer en la religión cristiana en este caso.

La monja estadounidense Joan Chittister dice que “el feminismo ofrece al cristianismo la oportunidad de ser verdadero cristianismo, quitando la desigualdad y creando equidad”. Retomando esto, me permito cuestionar si algunas personas cristianas que ven al feminismo como una ideología fútil y “extremista”, será que ¿están claras de lo que Jesús propuso? Obviamente es derecho de cada quien ser creyente o no, religioso o no. Aún yo sin serlo, me permito reflexionar y pensar en esto, pues tanto fanatismo religioso llega a ser tóxico.

Pero Jesús para mí tiene mucho del discurso feminista, por lo que se me hace ridículo que venga alguien religioso cristiano, protestante o católico, y me diga que el feminismo es un sinsentido, cuando si el discurso y praxis de los feminismos y cristianismos no conducen a la justicia social estamos ante un falso feminismo y un falso cristianismo, porque ambos “comparten” teóricamente la misma aspiración: la justicia social.

Por otra parte, esa imagen de Jesús, a pesar de ser una de las imágenes más manipuladas de la historia de la humanidad, desde mi lectura feminista me queda el relato de que hace dos mil y tantos años los gobernantes romanos y judíos, todos hombres, desde su poder religioso, militar, político y económico condenaron a muerte a Jesús porque criticaba los valores (masculinos) de sus instituciones, descubría sus prácticas injustas e hipócritas y representaba un desafío a la hegemonía de su poder. Además de proponer a la humanidad la tolerancia y aceptación de todas las personas como la base de una convivencia en paz y en armonía.

Pero claro está que de la Biblia toman lo que mejor se le acomoda al sistema patriarcal y machista, porque eso sí, he escuchado las ideas más “diabólicas”, machistas, arcaicas, homofóbicas, excluyentes y misóginas argumentadas con versículos de la Biblia. Pero el cristianismo, ¿será o no será feminista? Temo que la práctica me dice que no, pues las mujeres en Nicaragua y en el planeta siguen siendo las llamadas solo a servir, a ayudar sin ser ayudadas. ¿Y el feminismo? Es absolutamente laico y sigue revolucionando pacíficamente (sin matar a nadie).


www.ruizwaldir.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus