• Mayo 25, 2008, 5 p.m.
Además de la aparente (por no decir evidente) corrupción del proyecto urbanístico “Las Casas para el Pueblo” o “El Pueblo Presidente”, que se construye en el viejo centro de la ciudad capital, se puede realizar un enfoque de este tema desde otro ángulo, el de “la Managua que los managuas quieren”. Debido a mi edad, yo no conocí el viejo centro de la ciudad de antes del terremoto de 1972, pero me enamoré de él al ver las fotografías existentes.

La Managua vieja era lindísima, realmente. Lástima que por el terremoto y la ineptitud de quienes tuvieron la opción de hacer algo positivo se perdiera. Luego de más de un cuarto de siglo, luego de tantos eventos históricos y varios gobiernos, el área de ese viejo centro de Managua había permanecido en bastante abandono... hasta ahora.

En mi opinión, que es la de un simple ciudadano “managüense” que quiere a su ciudad, muchos de los actuales terrenos vacíos del viejo centro pudieron ser (y creo sinceramente que aún se puede) aprovechados para definir una zona verde de paseos, parques y monumentos, ampliamente arborizada. Si nuestra actual periferia está atestada de casas por todos lados, ¿por qué seguir el mismo patrón en el viejo centro?

Ciertamente no había nada aún en tantos terrenos vacíos, pero muchos de éstos pueden ser usados para rescatar el Viejo Centro de Managua. Atención, no digo reconstruirlo, si no crear una zona muy atractiva para los habitantes y visitantes, aprovechando la presencia de los antiguos edificios que ahora representan, para mí, monumentos conectados a un bonito pasado: Teatro Nacional Rubén Darío, Palacio Nacional, Plaza de la Revolución y el contiguo Parque Central, el antiguo Gran Hotel, la bellísima vieja catedral (a pesar de su lamentable estado), el antiguo Banco de América, decenas de sobrevivientes casas de los años anteriores al terremoto, entre otros.

Además, la zona es ahora plaza para muchos edificios sedes de instituciones y entes oficiales, entonces, ¿por qué no pensar en convertirla (construyendo las estructuras y trasladando las oficinas) en el centro administrativo de Nicaragua y Managua, y en una zona de paseos, parques, coloridos jardines y pequeños bosques?

Las casitas actuales son necesarias, de eso cualquiera puede estar claro. Nuestra gente necesita viviendas. Estas son casas pequeñas pero cómodas, según he visto. Pero con este proyecto están saturando la zona de casitas, que casi no tienen patio y están demasiado cerca unas de otras. Quienes vivan allí quizá no van a tener luego la capacidad de expandir su casa por falta de espacio.

Que el gobierno quiera construir casas económicas y accesibles a las familias de bajos recursos me parece un logro social importante (aunque el asunto de la corrupción puede desvirtuar toda “buena” intención), sin embargo, resolver el asunto en el Viejo Centro de Managua refleja una administración sin visión ni reflexión.

Parecería que al día de hoy ya no hay nada más que hacer que resignarse. Pero creo firmemente que aún estamos a tiempo los managuas de protestar por una ciudad que es de todos, y a tiempo los gobernantes de tomar en cuenta criterios urbanísticos y modificar el actual proyecto. Son centenares de casitas construidas por doquier. Algunas están en terrenos que pueden ser muy bien explotados para ese propósito, pero otras están incluso en lo que hasta ahora eran bulevares arbolados y áreas verdes. Quizá no todo terreno vacío en el viejo centro tenga que ser abarrotado de casitas; quizá muchas de las áreas que ahora se están construyendo puedan ser “sacrificadas” para tener un Viejo Centro agradable, un área con ambiente, pues. En nuestra actual Managua, lamentablemente, los lugares con “ambiente” son zonas enteramente comerciales; la gente sólo puede ir a pasear a las áreas de tiendas, comercios y empresas.

A mí me gusta mucho mi ciudad, a pesar de la opinión de tanta gente, nacionales y extranjeros, y creo que podemos hacerla más bonita aún. Me gustaría que los managuas veamos a nuestra ciudad como tal, y no nos resignemos a que cualquier criterio (quizá comprometido con intereses no adecuados como el populismo y la terquedad) venga a diseñar el lugar donde vivimos. Pues bien, ésta es la opinión de un managua que quiere de verdad a su ciudad, y la dirijo a mis conciudadanos, mis compatriotas y mis actuales gobernantes.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus