• Ene. 9, 2014, media noche

 

Cada comienzo da fin a algo. Recientemente celebramos el final de 2013 y le dimos la bienvenida a 2014. Nos encontramos en la época donde muchas personas inician con energías renovadas y muchos deseos por cumplir con nuevas metas. Algunos querrán seguir construyendo con base en un exitoso 2013, otros querrán dar vuelta a ese capítulo e iniciar de nuevo. Sin importar en cuál categoría te encuentres, la verdad es que todas esas resoluciones de año nuevo no dejarán de ser más que deseos si no tienes un plan de acción que te ayude a lograrlas.

Yo quisiera ofrecerles 5 consejos para que su resolución de año nuevo que involucra una persona más saludable, más en forma, pueda ser una realidad al llegar diciembre de 2014.

Hay 365 días en el año

Solo dejemos claro que el tiempo perfecto para iniciar una rutina de ejercicio y dieta no existe. Siempre habrá algo que hará que el tiempo no sea el ideal, así que ¡ánimos! Tienen que tener claro que hay 365 días en el año, habrá metas que pueden lograr en un corto plazo, otras que les tomará más tiempo. Lo relacionado a su salud y un mejor cuerpo no debería terminar el 19 de abril de 2014. Para muchos lo relacionado con un mejor cuerpo se debe a que viene la época de Semana Santa, lo que implica playas y bikinis. Pero ¿qué va a pasar después de esas fechas? Si en verdad haz logrado algo en esas 15 semanas, por qué tirar tu esfuerzo a la basura. Hagamos que al final del año se pueda celebrar lo mejor que te sientes anímicamente, en su salud en general y por lo bien que te ves en ese vestido para tus celebraciones navideñas.

Escoge algo y mantenlo


Lo primero que escuchas decir es: “el lunes comienzo el gimnasio”. Ojo, para muchos ese lunes aún no ha llegado en mucho tiempo. Iniciar el gimnasio para poder bajar de peso o buscar esa tonificación en ciertas áreas es una buena alternativa, porque los gimnasios aparte de pesas y máquinas cardiovasculares ofrecen clases grupales que pueden ayudarte a cumplir tus metas. Hoy en día puedes encontrar muchas otras alternativas si el gimnasio no es lo tuyo.

Existen varios grupos organizados de corredores que han hecho de este pasatiempo una buena alternativa para quemar calorías. Igualmente, encontrarás a personas que salen en bicicletas a recorrer Managua y las ciudades aledañas. También están los entrenamientos estilo militar y, por supuesto, los centros que te permiten practicar deportes desde la natación hasta béisbol y baloncesto. Y si nada de esto te llama la atención, puedes entrenar en tu casa. Mi recomendación es que, sin importar tu alternativa, deberías mantenerlo por lo menos ocho semanas.

Fracasa positivamente

Una de las cosas más difíciles para el ser humano es aceptar el fracaso. Y definitivamente ver el lado positivo a algo que has querido lograr y a lo que le has puesto esfuerzo y no se cumple no es fácil. Lamentablemente, cuando se fracasa en algo, lo primero que se viene a la mente es renunciar, sin saber que si nos tomamos el tiempo para analizar qué salió mal, podríamos alcanzar nuestra meta más rápido, porque tendríamos excelentes lecciones aprendidas.

Tu zona de confort


Todos las tenemos. Para alcanzar tus metas este año vas a necesitar aprender a explorar fuera de esa zona. Esto puede implicar que vas a tener que sacrificar un poco de sueño para hacer ejercicio en la madrugada, porque en el día no hay tiempo para hacerlo, o tener que dejar ciertas comidas. Algo vas a tener que ceder si quieres alcanzar esta resolución en cuanto a tu salud o cualquier otra intención que te hayas propuesto.

Nunca te des por vencido


Existe una frase del gran jugador de béisbol Babe Ruth: “Es difícil ganarle a la persona que nunca se da por vencida”. Esto está ligado con las cuatro anteriores, porque tienes que entender que por mucho que quieras lograr algo, habrá más de un día en que no vas a querer ejercitarte, en que “5 minutos más” van a ser justos y necesarios y te vas a quedar dormida; que la vida se va a interponer en tu camino, ya sea por compromisos laborales o personales.

Y en cuanto a la alimentación, pues hay suficientes postres divinos que te harán pensar dos veces si lo que estás haciendo en realidad vale la pena o no. La respuesta es sí, lo vale; y en la medida en que vas creando buenos hábitos alimenticios y creas tu rutina de ejercicios, vas a lograr tener un mejor cuerpo, aun cuando te hayas comido ese postre o no hayas podido ejercitarte. Así que ánimo y éxitos en este 2014.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus