• Ene. 23, 2014, media noche

 

Esta época del año la disfruto mucho, pues entra la cosecha de una de mis frutas preferidas, me refiero a la mandarina. Grandes y chicos las disfrutamos en grande, pero desconocemos todos los beneficios que ofrece para nuestra salud. Por esto quiero compartirlos con ustedes, así se deleitarán con su sabor y se beneficiarán de sus propiedades.

Esta fruta es muy fácil de pelar y comer, de diferentes tamaños y grados de dureza, unas mejores para exprimir y otras ideales para comer.

El principal componente es el agua por esta razón funciona para hidratar y además para promover el funcionamiento renal.

Múltiples beneficios

Tiene poca azúcar, lo que es ideal cuando queremos ahorrar calorías para bajar de peso.

Por ser un cítrico aporta vitamina C, en cantidades menores que el limón y la naranja pero esta sigue siendo importante. La vitamina C funciona como antioxidante, eliminando toxinas y además para prevenir catarros y cuadros respiratorios. Contiene además un precursor de la vitamina A y ácido fólico. La parte blanca, hollejo o fibras de la mandarina tienen gran cantidad de fibra, que beneficia el adecuado funcionamiento del sistema intestinal en sus labores de eliminación de desechos. Dentro de su composición hay grandes cantidades de potasio, lo que es útil para la rehidratación o reemplazo por pérdidas importantes del mismo durante el ejercicio o el mejoramiento de los calambres. Sin embargo, las personas con problemas de origen renal deben tener cuidado de no exceder su consumo. Además tiene abundante cantidad de ácido fólico lo que la hace útil durante los primeros meses del embarazo para evitar malformaciones fetales a nivel de la columna vertebral del bebé. Como pueden ver los beneficios son enormes, para adultos y niños. Por esto anímense a incluirla por los próximos días en su alimentación familiar.

En la merienda escolar

Aprovechen el regreso a clases para que estén presentes en la lonchera de los niños, ellos las pelarán fácilmente y las comerán con gusto por su dulzor. En casa cómalas al natural o póngalas a congelar y disfrutará de ellas como trocitos de helado natural.

En ensaladas

Combínelas con otras frutas en una rica ensalada. Quite las nervaduras y parte del hollejo, córtelas a la mitad o separe su pulpa y agréguela a las ensaladas.

El jugo disfrútelo como merienda o acompañante de su desayuno. Congélelo en la hielera formando cubitos. Puede funcionar como base para preparar un aderezo de ensaladas combinándolo con aceite de oliva y alguna especie. Estas son algunas ideas que pueden ser bastante útiles. En cada temporada debemos disfrutar lo mejor que la naturaleza ofrece, por estos días aprovechemos las mandarinas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus