• Mayo 31, 2008, 1:49 p.m.
Hay muchos temas en este país que pasan desapercibidos o no son de gran trascendencia para muchos, tenemos incontables años donde la política continúa siendo el médula principal del análisis en los medios de comunicación y no está mal, el problema es que la política, el poder, no debería excluir a los demás temas nacionales.

De qué nos ha valido discutir tanto de política, cuando la razón de ser de la política es el cambio y en las instituciones, partidos, medios de comunicación, comunidades no pasa nada.

Permítanme hacer un análisis real del deporte nacional uno de los tantos grandes clavos en este país. Quiero decirles que no soy especialista en deporte, pero sí he jugado fútbol en ligas de pueblo, jugué pipón, retocé el balón mano en ligas escolares en Cuba, he jugado todas las posiciones en el béisbol, menos pitcher, y cuando podía les enseñaba lo poco que sabía del béisbol a mis compañeros de clase del hermano país de Angola cuando estudiamos en Cuba.

Entrené para boxeador y me puse los guantes una que otra vez. Por tres años en la escuela secundaria obtuve entre mis compañeros de clase, las mejores notas de educación física.

Y no quiero presumir, estoy tratando de ponerme en los zapatos de los deportistas nicaragüenses, hay muchos que hablamos de deporte y nunca hemos tenido un guante de béisbol en la mano.

¿Ustedes piensan que es fácil ponerse entre dos palos a la distancia de 11 pasos, esperando que venga ese balón a una velocidad insospechable? Haciendo un análisis real, somos incompetentes, no tenemos instituciones y sistemas deportivos especializados, deportistas de alto rendimiento y la plata no es coesencial.

¿Por qué nuestros resultados no son de gran alcance? No existe la voluntad política e individual para cambiar esta situación. ¿Qué significa esto?, el deportista debe estar preparado física y mentalmente, debe tener bien claro una visión de sus metas, tener disciplina y mística deportiva.

Se debe contar con instalaciones que permitan desarrollar ese proceso. El sistema deportista debe tener un plan de rendimiento y control de sus resultados para poder medir su trabajo.

Son pocos los deportistas de Nicaragua que combinan el deporte con los estudios, parece que creen que su juventud va  a ser eterna y toda la vida van a vivir del deporte.

Cuando un jugador de la selección de fútbol de Nicaragua va por la calle, es tan presumido que pareciera que está en la liga MLS de EEUU, al mejor estilo Beckan.

La humildad a desaparecido en nuestros deportistas. Hace unos años estando en un estadio de béisbol en Cuba, entraba al estadio la selección de Santiago de Cuba, entre ellos Pacheco, segunda base de Cuba, campeón olímpico y campeón del mundo no sé cuantas veces, alguien nos lo presentó, él muy amablemente se instaló hablar con nosotros como si fuéramos viejos amigos, la humildad era inmensa.

El béisbol en estos últimos 17 años, nos han estafado, cada año que pasa la calidad de los campeonatos nacionales da que decir, a los estadios son cuatro almas las que van, han tenido que pasar las sedes a las cabeceras departamentales para que se llenen los estadios. En unos estadios “apagados”, dijo un amigo.

Sumando todo eso la comercialización del deporte amateur, donde es más importante la plata que el deportista, o la exhibición para ofrecerle al público y unas ligas profesionales mediocres con 4 equipitos compitiendo y un montón de extranjeros, cuando el contexto nacional no da condiciones para organizar, en este país hay miles de personas que están en la subsistencia o sobrevivencia.

¿Cuáles son los indicadores de calidad para crear una liga de profesionales? No sé, pero me gustaría analizar en que ha contribuido a nuestro béisbol nacional, que es parte de la cultura nicaragüense y desarrollo profesional.

Es chistosa la liga profesional de béisbol de Nicaragua, cuando no reunimos el estándar de calidad para organizarla y cuando todos sabemos que todo es un negocio, igual que el boxeo profesional, aún cuando tenemos buenos boxeadores.

Yo recuerdo que en los años 80 el béisbol en Nicaragua tenía calidad, ganamos una medalla de plata en los panamericanos, si mal no recuerdo, la humildad de Arnoldo Muñoz, de Julio Sánchez por sus jonrones.

¿Quién nos metía las manos en Centroamérica? Ahora vamos con desconfianza cuando jugamos con Guatemala o el Salvador. Como olvidar la calidad del ´72 contra Cuba, por favor, sin palabras.

El alcoholismo y los deportistas

Hoy tenemos grandes problemas con el alcoholismo y los deportistas, son dos cosas que nunca combinaron, pero están en crecimiento en nuestro país y nadie habla de eso.

El fútbol es un deporte en crecimiento por el gran auge de la comunicación y lo comercial. Actualmente tenemos un campeonato nacional donde es más importante el dinero que podemos sacar que su calidad, algunos equipos han quebrado por falta de dinero.

Diriamba, la cuna del fútbol nacional tiene que importar jugadores, ya no exporta. A los jugadores extranjeros se les paga bien y a los nacionales en algunos equipos, está bien muchas gracias.

Aunque se ha crecido actualmente en representación nacional: Jalapa, Madriz, Ocotal, Estelí, estos equipos no figuraban o lo hacían muy poco en los campeonatos nacionales de los ochenta. Hemos crecido, pero de la calidad nada.

A nivel nacional hay una gran “argolla”, poco se toma en cuenta los departamentos. Hay muchos privilegios para seleccionar a los jugadores del equipo nica. No conocemos los criterios que se utilizan para seleccionar al equipo nica, se excluye a los jugadores de los departamentos y a veces son los más disciplinados y esforzados.

Nuestra selección realmente es incompetente, no podemos conformarnos como los periodistas que dicen: “es mejor una a cero, que cuatro cero”. Los nicaragüenses queremos que ganen, o por lo menos que empaten.

No sé que ha hecho la federación de fútbol en estos últimos años, porque lo único que ha pasado es la comercialización del fútbol y los buenos viajes al exterior de los dirigentes.

Realmente el último juego internacional de la selección dio que decir, no estamos listos para competir, damos lástima, deberíamos tener dignidad y aceptar que no podemos competir, muchos países más profesionales renuncian en participar ya que lo que hacen es un plan de medidas de entrenamiento para el próximo evento, ¿por qué nosotros no?

Igual que el béisbol en los ochenta obtuvimos buenos resultados con Mauricio Cruz a la cabeza de la delantera en la selección nacional, se le ganó y se empató con algunas selecciones de Centroamérica, en juegos centroamericanos, fue tocar el cielo con las manos ya que nuestro fútbol era incipiente.

Contábamos con la humildad y calidad de futbolistas como “Catarrito Cuadra”, de Mauricio Cruz y otros pocos, cantera producto del sistema institucional deportivo. Eso no significa que no se pueda volver a ver, el problema es que no hay voluntad, ni mística deportiva, ni existen normas, ni planes de desarrollo que se conozcan.

Hace unos meses un futbolista hondureño del campeonato nacional nicaragüense fue acusado de supuesto abuso sexual, la organización local apoyó al jugador sin tener pruebas de su inocencia, es decir no hay normas que se cumplan, es más importante el dinero que la violación de las personas.

El atletismo es un deporte que ha resurgido aùn cuando no tiene grandes triunfos más allá de las fronteras de nuestra región centroamericana, a pesar de no contar con recursos, la promoción del deporte escolar ha sido significativo y hay que agradecer a los maestros de educación física que sin un solo centavo, han promovido este deporte y se ha logrado que atletas de departamentos como Madriz, tengan excelentes triunfos nacionales y centroamericanos.

Hace unos meses el judo o el karate dieron la cara por Nicaragua y obtuvimos medallas de oro gracias a las muchachas y muchachos que participaron en diversos campeonatos, no sabemos con cuantas necesidades.

No puedo hablar de todos los deportes, muchos ni existen en Nicaragua y contamos con las condiciones geográficas y climáticas para hacerlos, pero no hay voluntad política de los dirigentes deportivos, muchas federaciones se han acomodado en los viajes y los beneficios que da el deporte y ser directivos.

Realmente este problema es responsabilidad de todos, tampoco es necesario grandes presupuestos, hay muchas federaciones que con poco han hecho mucho y otras, como la del fútbol, muy poco.

Tratemos de hacer análisis más profundos y nacionales. Siento que los periodistas le dedican más al deporte internacional que a lo nuestro. Pueda ser que soy muy directo, pero creo que es la verdad, yo amo a nuestra Nicaragua y yo sé que ustedes también.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus