• Ene. 23, 2014, media noche

 

Estamos en la tercera semana del mes de enero y espero que todas estén todavía animadas con esa resolución de año nuevo hacia una vida más saludable.

Como se habrán dado cuenta, no es nada fácil. Iniciar un régimen alimenticio saludable requiere de mucho compromiso y el ejercicio demanda mucha disciplina para que uno pueda ver los resultados que desea. La semana pasada para mí fue una semana complicada porque mi hija fue invitada a cuatro cumpleaños, lo que implicó mucho pastel, dulces y comidas que no comemos regularmente. ¿A cuántas de ustedes les ha pasado? Comidas laborales en exceso, cumpleaños o una salidita para disfrutar con amigos o, para no irnos tan largo, su mes de diciembre.

Ante este tipo de situación es necesario reconocer que la preparación para esos días es importante. Si usted ya sabe que tendrá un evento donde mantenerse firme con su dieta será imposible, lo mejor es cuidar las demás comidas alrededor de su evento y por supuesto en el evento como tal.

Tres lecciones que yo aprendí:

Tomar agua en abundancia en vez de otras bebidas, así evitas consumir calorías y azúcares que no te van a favorecer y descarrilarte de tus metas de pérdida de grasa.

Recuerda que el azúcar dispara tus niveles de insulina, lo cual detiene a tu cuerpo de utilizar la grasa como combustible.

Hacer algún tipo de ejercicio físico. A veces pensar en el gimnasio cuando hay días agitados es difícil, pero si logras al menos hacer de 10 a 15 minutos de ejercicios en tu casa, ya sea que salgas a correr, saltes la cuerda, uses una caminadora o hagas ejercicios corporales, podrás mantener tu cuerpo activo y minimizar el daño.

Esas libras que subiste no aparecieron por arte de magia, es la suma de varias decisiones que tomaste con respecto a tus comidas. Si en realidad has logrado mantenerte firme con tus comidas, una salida no va a ser el fin. Todo está en la manera en que vuelves a tomar el control y continúas con tu disciplina.

Para reforzar esa última idea, reconoce que este tipo de cosas no son de todos los días ni todas las semanas. En mi caso, sé que mi hija no tendrá semanas con tantas celebraciones tan seguidas (al menos eso espero); sin embargo, si usted se está exponiendo a tantas salidas llenas de tentaciones, no habrá tanta fuerza de voluntad que le ayude uno de esos días y su esfuerzo puede irse en vano. O bien, si ese es su ritmo de vida, no espere resultados inmediatos si no está dispuesta a sacrificar algo.

Para atravesar esos momentos difíciles es importante anticipar esos potenciales tropiezos antes de que ocurran. Mientras mejor planeada tenga su estrategia, más fácil le será salir exitosa con sus metas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus