• Ene. 29, 2014, media noche

 

Primera parte
 
Todas las madres tenemos muchas expectativas con el regreso de nuestros hijos a clases, y nos preparamos para que no les falte nada. Sin embargo, a veces olvidamos un aspecto muy importante, y es establecer las condiciones necesarias para que se mantengan saludables, rindan con energía en sus labores estudiantiles; y es aquí donde entra a jugar el aspecto de vigilar que sus loncheras sean siempre sanas.

Mis pacientes, amigas y las madres en general nos rompemos la cabeza a la hora de ver qué llevarán los niños en la lonchera; aunque no lo crean, a mí también me ha costado un poco, pero les aseguro que ¡sí se puede!

Acá las ideas

A continuación quiero darles algunas ideas que les puedan servir para hacer los ajustes necesarios:

Recordemos que nosotras somos las adultas y por tanto, determinamos lo que llevarán nuestros hijos al colegio. No sacrifiquemos su salud por satisfacer su gusto infantil con golosinas, dulces, bebidas carbonatadas y chiverías poco sanas.

La lonchera debe estar siempre muy limpia, sin malos olores, con contenedores herméticos, visualmente atractivos, fáciles de abrir y de un tamaño adecuado para que lleven las porciones precisas. Además, pueden incluirse almohadillas de gel refrigerante o envases que conserven los alimentos más frescos.

Si alguien te apoya en preparar la merienda de tus hijos, supervisa para saber qué llevan y vigila qué traen de regreso, pues así podrás saber cuáles son los alimentos que mejor toleran, qué es lo que más les gusta, y así poder hacer los cambios necesarios.

Negocia las opciones que irán en la lonchera. Negociar no se refiere a dar gusto en todo, recuerda que eres quien sabe qué conviene, por esto se debe tener un canal de comunicación abierto en donde puedas ser receptiva y también trasmitir el mensaje de que ante todo está la salud y que padres e hijos hacemos un equipo perfecto para diseñar una lonchera saludable.

Como dice el dicho popular, “ni mucho que queme al santo, ni poco que no lo alumbre”. Los chicos se antojan de todo, les encantan los colores, formas, empaques “cool”, sabores extremos; tristemente los alimentos que ofrecen estas condiciones no son sanos, por esto debemos poner nuestra creatividad a funcionar y empacar en formas divertidas y llamativas, decorar con frutas o con pasas y presentar los alimentos de una manera agradable. Una vez a la semana puedes enviar alguna golosina que a ellos les guste, el mensaje que trasmitirás será: “Lo poco sano se consume ocasionalmente y en pocas cantidades”.

No es complicado

Suena más complicado de lo que es en realidad. Hagan el intento y verán cómo van a disfrutar ellos y ustedes con las nuevas opciones que pueden llevar.

Si quieres tener más información, puedes seguirme en Facebook: vidasananicaragua, o Twitter: clinicavidasana, en donde esta y la próxima semana estaré dando más tips respecto a este tema.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus