• Feb. 6, 2014, media noche

 

Con la entrada a los colegios, muchas madres se ven de vuelta en el gran dilema de manejar la alimentación de los niños y tratar de hacerlo adecuadamente.

He recibido varias notas de mamás muy preocupadas pues sus hijos “amanecen sin hambre”, o toman un desayuno “exprés” de camino al colegio y otras situaciones.

Es por esto que quiero compartir con ustedes información que pueden colocar en práctica para hacer las cosas cada día mejor. Debemos recordar que el desayuno es el tiempo de comida más importante, pues constituye el combustible durante la jornada escolar. Es por esto que no debe omitirse en ningún momento.

Si nuestros hijos omiten el desayuno tendrán más hambre en la media mañana y estando en el colegio optarán por comidas altamente calóricas. Además, exponen su tejido gástrico a los ácidos propios de él y facilitan la inflamación de la mucosa o gastritis. Por otro lado, promueven el desarrollo de un metabolismo lento.

A tomar en cuenta

Acuesta temprano a tus hijos para que se levanten con buena disposición y puedan desayunar tranquilamente en casa.

Da el ejemplo y comparte el desayuno con ellos, aprenden más de lo que ven que de lo que se les dice.

Si tus hijos se quejan de llenura, dolor abdominal o vómito luego del desayuno, pueden tener algún trastorno como la intolerancia a la lactosa; consulta con tu médico de cabecera.

Fomenta el desayuno con estímulos que permitan que ganen algo, esto puede ser un paseo con mamá, una sesión de peinado, un juego solo con papá, etc. Para los hijos los premios o estímulos no tienen que ser materiales.

Si no toman desayuno en casa puedes fomentar que lo lleven al colegio y asegurarte de que lo consuman en su totalidad. Obviamente debe ser muy nutritivo. Lo fácil de llevar y transportar no debe sacrificar lo saludable.

Los desayunos varían según los gustos, en el trajín matutino es más fácil consumir desayunos livianos, y dejar los más fuertes y elaborados para el fin de semana.

Lo que no puede faltar

Alimentos formadores: leche, yogurt, queso, huevo, jamón o salchichas magras.

Alimentos energéticos: cereales, granola, pan integral, tortillas de maíz, frijoles, gallopinto, y como grasa el queso de untar o porciones pequeñas de mantequilla.

Alimentos reguladores: frutas al natural, en batido o jugo; vegetales al natural o combinado con las frutas.

Se puede incluir algún aderezo para los huevos o simplemente algo de jalea para el pan.


Infórmate siempre

La alimentación de tus hijos depende netamente de lo que tú quieras ofrecerles como opción. Por tanto, debes informarte y adquirir ciertos conocimientos básicos que te llevan a ser mejor mamá en este aspecto.


Recuerda enviarme tus comentarios y preguntas a Facebook vidasananicaragua o Twitter clínicavidasana

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus