• Feb. 26, 2014, media noche

 

El pasado 14 de febrero el papa Francisco le habló a más de veinte mil parejas de enamorados que tienen planes de casarse este año. Durante su sermón, dijo que un matrimonio no sobrevive solo si dura, sino que es importante su calidad. Según el Pontífice, la receta del éxito para una relación amorosa consiste en no olvidar decir tres sencillas palabras: “por favor”, “gracias” y “lo siento”. Y de la última es que quiero hablar. Sin duda, esta es la más difícil de expresar.

“Lo siento” es una de las primeras frases que aprendemos cuando niños. Si le pegaste a tu hermanito, te obligaban a pedirle perdón y si le mentiste a tu mamá, tenías que pedir disculpas. Pero según pasan los años se hace más difícil decir “lo siento”, especialmente si se trata de la pareja. En vez de decir: “perdón por haberte ofendido”, muchos se justifican: “estás muy sensitiva, lo que yo dije no es para tanto”.

Un error no te define


Hay quienes jamás le han dicho a su cónyuge: “perdón, me equivoqué”.

Para los que “nunca se equivocan”, pedir disculpas representa una amenaza a su sentido de identidad, es decir, no saben diferenciar entre sus acciones y su persona. Creen que un error los define como ser humano. Si fueron negligentes en algo, se consideran totalmente egoístas e insensibles. Ellos piensan: “hice algo malo, por lo tanto soy una mala persona”; “si cometí un error, debo ser un ignorante”. No se dan cuenta de que su vida no se cataloga por una sola acción. En otras palabras, tener un fracaso no te hace un fracasado, ni hacer una tontería te hace un tonto.

Otra razón por la que a muchos se les dificulta aceptar un error es porque ellos creen que al admitir su equivocación la otra persona aprovechará para tomar autoridad y sacar a relucir errores del pasado de los que nunca se disculparon.

Si eres de los que “nunca se equivocan”, te recuerdo que cuando dices “lo siento”, automáticamente creas afinidad y cercanía entre tú y la persona que recibe la disculpa. Decir “perdóname” no hace a nadie más débil, la verdadera fortaleza humana radica en la habilidad de admitir nuestros errores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus