• Jun. 3, 2008, 4:25 p.m.
“Por primera vez en la historia humana podemos ver venir una catástrofe. Por primera vez en la historia humana tenemos el conocimiento y las herramientas para prepararnos ante dicha catástrofe”.

Ian HUGHES, Embajador británico en Guatemala y concurrente para El Salvador y Honduras


Los presidentes de Centro América, Belice y México se reunieron en San Pedro Sula, Honduras, para explorar y definir estrategias conjuntas y constituir un frente común ante los fenómenos climáticos que están afectando, no solamente los países de nuestra región, sino que al mundo entero. Conforme la nota publicada por El Nuevo Diario, en la página electrónica del día 29 de mayo, aunque en ella no se detalla el contenido completo del acuerdo final de los gobernantes y sus asesores, sí adelanta la parte medular del mismo, al igual que otros periódicos de la región.

Este encuentro de nuestros altos dignatarios, es la culminación de varias reuniones, simposios y conferencias que durante varios meses se han realizado en toda la región, con el objeto de brindarles a nuestros gobernantes, durante la cumbre recién realizada, no solo información, sino herramientas, propuestas concretas, perspectivas de conducción, desde la sociedad civil, que faciliten su toma de decisiones, de cara a la GRAN CONFERENCIA DE COPENHAGUE sobre Cambios Climáticos, por realizarse el próximo año.

Es un gran logro, quizás el más importante, como punto de partida, ver que se desechó el mito de relacionar y subordinar el fenómeno del Cambio Climático de forma exclusiva, como un problema del medio ambiente. Esta equivocada afirmación vertical nos alejaba de las soluciones globales y transversales, absolutamente necesarias para lograr el cambio y adaptación hacia nuevas formas de producción, de consumo y de interrelaciones varias.

¿Qué es el Cambio Climático?

Por 'cambio climático' se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables. Artículo 1, párrafo 2, de la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.
Dicho en otras palabras, son los cambios que todos hemos venido observando en el comportamiento de nuestro clima, si comparamos con los registros históricos. Los inviernos son muy secos o con precipitaciones alarmantes que provocan inundaciones no vistas antes, huracanes destructores y muy violentos. Se han detectado cambios más notorios en otras latitudes: en Europa Occidental, durante el verano del 2003 murieron 30,000 persona por causa de una ola excesiva de calor. Solo en Francia fueron más de 15,000 los afectados fatales por este extraño fenómeno. Islas del pacífico sur y pueblos enteros en Alaska cuyas alturas SNM son muy bajas, están desapareciendo ante el aumento de nivel de los océanos. Los deshielos son constantes y en múltiples lugares de la Tierra. Los cambios de la temperatura del planeta se registran en aumento y provocan estos efectos. La estabilidad de la temperatura promedio es fundamental para el equilibrio global del planeta. Y la estabilidad fue rota. Dichos cambios, fueron atribuidos, después de muchos estudios, a la actividad humana y no un cambio cíclico, natural a la actividad climática.

¿A qué se debe este aumento en la temperatura global del planeta?

Desde la Revolución Industrial y debido principalmente al uso excesivo y progresivo de los combustibles fósiles (petróleo) en las actividades industriales (fábricas, generación eléctrica…) y en el transporte (privado, aéreo, trenes, transporte de carga terrestre y marítimo…), se han producido incrementos en las cantidades de Óxidos de Nitrógeno y Dióxido de Carbono emitidos a la atmósfera, con el agravante de que otras actividades humanas, como la deforestación, han limitado la capacidad regenerativa de la atmósfera para eliminar el Dióxido de Carbono, principal responsable del efecto invernadero.

¿Qué son los Gases de Efecto Invernadero –GEI- y como actúan?

Se denomina efecto invernadero al fenómeno por el cual determinados gases, que son componentes de una atmósfera, retienen parte de la energía (calor) que el suelo emite (como espejo o reflector) por haber sido calentado por las radiaciones solares. De acuerdo con el consenso científico, el efecto invernadero se está viendo acentuado en la Tierra por la emisión de ciertos gases, como el Dióxido de Carbono y el Metano, debida a la actividad económica humana.

Este fenómeno evita que la energía solar recibida constantemente por la Tierra vuelva inmediatamente al espacio, produciendo un efecto similar al que se puede observar en un invernadero, al retener parte de dicha energía (calor). Los denominados Gases de Efecto Invernadero (GEI) responsables del efecto antes descrito, son: Dióxido de carbono (CO2), de la totalidad que se encuentra estacionada en el atmósfera, el 20% es generado por quemas agrícola y forestales y el 80% por quemas de combustibles fósiles, el gas metano (CH4), el 60% de las emisiones en todo el mundo son generadas principalmente por actividades humanas, agrícolas y otras, los Óxidos de Nitrógeno (NOx), liberados al aire por las quemas de combustibles fósiles y el Ozono (O3) asociado con los VOCs (compuestos orgánicos volátiles, contaminantes provenientes de actividades humanas) forma una neblina visible en zonas muy contaminadas denominada “smog”, si se respira en grandes cantidades, es tóxico y puede provocar la muerte.
Nuestras naciones con sus diferentes actividades económicas, aportan un porcentaje bajísimo a la contaminación global, en comparación con las naciones industrializadas. Pero los efectos del calentamiento, precisamente, global, los estamos sufriendo en mayor o menor medida por igual. En los acuerdos internacionales firmados y ratificados por casi todas las naciones (salvo algunas excepciones, EEUU y China) se nos reconoce esta particularidad. Es mas, las naciones industrializadas admiten que nos necesitan para paliar esta catástrofe mundial. Y nos dan la discutible receta. Nosotros (ellos) seguiremos contaminando y ustedes produzcan el antídoto, a sabiendas obviamente, que la retención del carbono se produce a través de la fotosíntesis de las plantas. Ahí es cuando se nos da la debida importancia en el nuevo escenario mundial, por nuestros bosques y bajísima generación de los Gases de  Efecto Invernadero.
Dicha propuesta fue aplaudida en primera instancia, por muchos países en vías de desarrollo, de cara a los compromisos adquiridos por los países generadores de tales venenos. Aceptaron los pagos, los que, no solamente, no generamos, sino que fijamos parte de su producción de Dióxido de Carbono, surgiendo así los famosos Bonos de Carbono, transformándose rápidamente en un valía comercial, negociables inclusive, en algunas Bolsas de Valores. El efecto de la aceptación oportunista e irreflexiva provocó un sensible aumento en la generación de dichos gases por parte de los firmantes industrializados en lugar de la disminución a la que se comprometieron, dichas naciones. Es lamentable ver que es parte de lo que nuestros gobernantes piden de forma aislada, sin contexto. Pagar. Aunque es de derecho y correcto hacerlo, es un cuchillo cuyo segundo filo es mortífero. Por un lado, con el acto de pagar unos cuanto Dólares o Euros, los que contaminan se lavan las manos de forma inmediata, se acomodan y no cumplen con sus compromisos de contaminar menos, tal como ocurrió realmente hasta ahora. Por otro lado ellos son los que están discutiendo entre sí, de cuanto van a pagar y ni siquiera estamos participando en este debate. Tal como acostumbran fijar el precio que pagarán por nuestro café, carne, madera etc. El precio de nuestro trabajo y sacrificios, será decidido por otros, para garantizar la comodidad de otros.

Está claro que tendremos que hacer sacrificios y trabajar mucho para ayudar a que el planeta sea habitable para nuestros hijos, para sus hijos y todos los que vendrán después. De hecho es muy saludable inclusive para nosotros mismo en estos momentos. Pero tenemos que ser reflexivos, amplios en nuestras ideas y decisiones. Nuestra perspectiva debe de ser de largo plazo, las soluciones inmediatistas han demostrado en la prácticas ser ineficaces, ineficientes y en algunos casos se transforman en una enfermedad más, en lugar del remedio que necesitamos.

Nuestros gobernantes admitieron que deben de asumir los desafíos que nos plantean los fenómenos del Cambio Climático, de manera conjunta, ver el problema desde la óptica de las posibles consecuencias o efectos que pronostican los científicos, inclusive los de la Nasa, para nuestra vulnerable región. Y como solución inmediata, aunque parcial, alcanzaron un importante acuerdo como fundamento de arranque: Proteger los bosques y reducir el consumo de combustibles fósiles. Ambos planteamientos sugieren una serie de acciones particulares a cada realidad y no le corresponde solo a los gobiernos aportar ideas factibles sino que debe de haber una participación activa desde la sociedad civil, la empresa privada, los ONG’s etc.
Nuestros gobernantes aseguran, tomando en cuenta los aportes hechos desde una serie de resultados alcanzados por muchos foros sobre el tema, realizados en la región que: "Existe un vínculo indisoluble entre el Cambio Climático y: la prevención de desastres, la lucha contra la desertificación y la sequía, la generación y consumo de energía, la gestión integrada del recurso hídrico, el cambio de uso del suelo, el ambiente, la salud, la seguridad alimentaria y nutricional, los bienes y servicios ambientales, la educación y la paz social", o sea que el fenómeno del Cambio Climático esta vinculados en su mitigación a una serie de situaciones que en su conjunto debería de ser el eje principal y común de las políticas de desarrollo sostenible con que soñamos muchos ciudadanos.

Vamos por parte, veamos lo que hay aquí en Nicaragua:

•    Para la prevención de desastres, existe el SINAPRED (Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres), él que cuenta con su ley creadora, su reglamentación interna y sus objetivos y alcances bien definidos.
•    La lucha contra la desertificación y la sequía y la gestión integrada del recurso hídrico, tienen también su expresión, aunque incipiente, a través de un programa de la Unión Europea, existe y están trabajando. Sería más que necesario ampliar su campo de acción a nivel nacional, una vez quede demostrada la necesidad de sus funciones.

La salud, La seguridad alimentaria y nutricional: hay muchas iniciativas válidas algunas y de rendirles el sombrero, a otras. El MINSA esta involucrado y varias ONG’s están trabajando muy seriamente en este tema. Aunque es imprescindible vincularlo a otros tópicos indisociables, por la visión global e integral que debemos de tener para lograr el tan mencionado desarrollo sostenible. En este contexto se les “olvidó” relacionar la extrema pobreza de que padecen nuestros pueblos, a los problemas de producción eficiente de granos y alimentos básicos para el consumo humano y no para la exportación ni para usos distintos al nutricional. La lucha contra la pobreza debe ser el eje principal de todas estas acciones.

•    La generación y consumo de energía: creemos que debe de constituirse un foro abierto para la participación de la sociedad civil. Debemos de abandonar la idea de hacer negocio con todo lo que se plantea. Es preciso adquirir y cultivar otras intenciones con base en lo apremiante de nuestra situación. La interrelación de nuestros actos es definitivamente indiscutible. La vinculación está, solo hace falta verla en la ejecución.

•    La educación y la paz social: también existe un programa de las Naciones Unidas que esta aun en ejecución.  Nuestro Francisco (chico) Lacayo, ex Vice-Ministro de Cultura, es el experto en esta materia, con quien creo se puede, al menos, hablar o mas bien escuchar de su larga trayectoria, algo podemos sacar para nuestra nación.

•    El ambiente y Los bienes y servicios ambientales: para comenzar definamos con claridad el significado del concepto “medio ambiente”: “El medio ambiente es el conjunto de todas las cosas vivas que nos rodean. De éste obtenemos agua, comida, combustibles y materias primas que sirven para fabricar las cosas que utilizamos diariamente”. Los Bienes y Servicios Ambientales, son una serie de conceptos y valores muy subjetivos los que en muchos casos se reducen a la negociación y venta de los famosos Bonos de Carbono. Debemos cuidar lo poco que tenemos, nuestro medio ambiente, del cual sacamos provecho a través de muchos productos que aun nos permiten vivir o sobrevivir en algunos casos.

•    El cambio de uso y-o naturaleza del suelo. ¿Que significa eso? Los suelos tienen una vocación natural y es contraproducente contravenir esta naturaleza. Los que son forestales hay que conservarlos así, forestales, es su papel histórico, natural, obligatorio, cuyos beneficios en este estado son comprobables cultural y científicamente. La legislación nicaragüense así lo contempla, aunque con cierta ambigüedad:

1.    El sistema de registro de la propiedad, el sistema financiero, los registros municipales y el judicial entre otros, de carácter social, consideran como “finca rústica” las tierras de vocación o naturaleza forestal y consideran como finca mejorada, a aquellas tierras en donde hubo despale, puesta de alambre de púas, actividad agrícola y-o ganadera, etc. esta última aunque no lo queramos creer, tiene en el mercado mayor valor comercial.

2.    la ley 559: Ley Especial de Delitos contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, considera como delito el cambio de naturaleza de la tierra, penaliza las quemas forestales y otros. Aquí radica un problema de gravedad: la Policía Nacional, la Fiscalía y el Sistema judicial, se dan un gran lujo, fuera de la ley, al interpretar a su antojo aquellos dictados legales, desde una óptica generalmente cultural y en algunos casos, de solidaridad por intereses personales o sectoriales.

La ambigüedad no termina ahí. Las ocupaciones ilegales de tierras privadas, comunales o estatales, es vista por los dirigentes políticos y funcionarios oficiales, con lentes partidarios y no con una visión de interés nacional, ni de interés protector del medio ambiente. Dichos grupos representan una masa considerable de posible clientela política, de cara a las campañas electorales (En la RAAN y RAAS son tres, por lo que los partidos políticos, siempre están en campaña).

Este problemas fue abordado en las reuniones preparatorias ya que afecta por igual a toda la región, nadie se salva. Por lo tanto es de elemental importancia considerar el tema del Ordenamiento Territorial como parte indisoluble de las acciones por emprender hacia la mitigación del Cambio Climático, sin esta consideración, todos los demás actos pueden precipitarse violentamente al suelo. Al respecto se debe, para iniciar dicho análisis con la finalidad de incluirlo en el debate global, tomar estas consideraciones: ¿Quiénes son los tomadores ilegales de tierras?:

1.    Campesinos sin tierras que por múltiples razones o motivos, históricos, sociales, políticos y-o económicos, se encuentran desamparados, deambulando en las carreteras, posando en lo ajeno y en la espera de recibir una solución a su necesidad, apremiante y legítima. Algunos de ellos para mientras llegue aquello se toman e instalan en feudos ajenos.

2.    Por y desde la desordenadas asignaciones hechas a los que se desmovilizaron desde principios de los 90’s, algunas individuos han hecho de esta actividad su estilo de vida e ingresos fáciles, con cuyos actos desvirtúan el reclamo legítimo de los anteriores. Son en muchos casos responsables principales del avance de la frontera agrícola y destructores del medio ambiente.

El tratamiento de esta problemática debe de ser diferenciado, obviamente. Pero es apremiante abordarlo y buscarle opciones realistas que se enmarcan en las acciones globalizantes de cara a los cambios de nuestros hábitos de consumo y producción. Es de fundamental importancia darle una solución nacional, lo cual es condicionante para estimular las inversiones y los programas de desarrollo sostenible que todos queremos aplicar. La seguridad jurídica en este sentido es elemental, imprescindible. Nadie quiere volver a ver a las autoridades sentarse a negociar con colonos y darles beneficios de forma universal, sin análisis previo de los interlocutores, quedaron en las anales, rúbricas de mafiosos, tal como ocurrió en Sahsa y Rosita RAAN, a principio de este año.

Finalmente los gobernantes acordaron desarrollar campañas masivas de comunicación con el objetivo de "informar y generar conciencia sobre la naturaleza y consecuencias del cambio climático y las acciones que los ciudadanos pueden tomar". La sensibilización pública también contempla la inclusión del tema en los planes de estudio de todos los niveles, así como la formación de profesionales y la generación de conocimiento técnico y científico sobre el cambio climático por parte de las universidades de la región. Aunque me parece de mucha importancia y nada redundante definir con claridad las poblaciones metas de dichas campañas, como lo son la juventud, las mujeres, los niños, poblaciones indígenas etc.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus