• Abr. 9, 2014, media noche

 

Barrios Sostenibles en Medellin: un ejemplo de planeación urbana que busca integración territorial

Los habitantes de Medellín deben cargar con el estigma que los asocia a la violencia de los años ochenta. Hay películas, series televisivas y libros que recrean periódicamente esas escenas. Pero los residentes saben que su fama más duradera honrará la determinación de ciudadanos y autoridades para cambiar la suerte de su ciudad. Eso es parte del simbolismo que envuelve al VII Foro Urbano Mundial que comienza hoy en Medellín.

Cuando una transformación es profunda y radical merece el título de renacimiento.  Hay pocos casos de un contraste tan grande entre pasado y presente como Medellín. Y por eso es un modelo de transformación urbana admirado y estudiado en los cinco continentes. Un verdadero producto de exportación.

La palabra clave en el renacimiento de Medellín es “integración territorial”.

En un contexto de alta inequidad—América Latina es la región más desigual del planeta—las ciudades están divididas social y espacialmente. Como consecuencia, hay desigualdades en el acceso al transporte, servicios urbanos,  espacios públicos, vida cultural y representación política. Todas estas barreras profundizan el círculo vicioso de la pobreza. En este sentido, la integración territorial es “la expresión espacial de la justicia social”.

 

La segregación territorial en Medellín: cada color representa un estrato socioeconómico.

El modelo Medellín se ha desarrollado a lo largo de sucesivas y sintonizadas administraciones municipales. Es un ambicioso plan de reforma social basado, primordialmente, en una reconstrucción urbanística que incluye una red de inclusión social, la recuperación del espacio público, el mejoramiento integral de los barrios periféricos, la renovación urbana de zonas céntricas y la ampliación del sistema de transporte. Todo con base en la transparencia y el empoderamiento comunitario. Los metrocables, por dar un ejemplo, permitieron por primera vez un acceso a la ciudad rápido y seguro para los asentamientos informales, antes completamente aislados. Otro ejemplo es la construcción de infraestructura pública en las zonas más pobres, como la Biblioteca España. La evolución en los índices de seguridad y la recuperación de los espacios públicos son señales claras de un avance en la dirección de la equidad territorial.

El modelo Medellín no es una estrategia urbana estática. Es más bien una estrategia progresiva que se construye en la práctica al incorporar lecciones y aprendizajes de experiencias pasadas. Un auténtico laboratorio de innovación y transformación urbana. Todo esto se ha podido lograr a través de procesos sostenidos de planeación, de políticas inclusivas abiertas a la participación, y de esquemas exitosos de innovación institucional.

Disminución de la desigualdad en Medellín, 2002-2012, medida por el Coeficiente de Gini (0=igualdad absoluta; 1=desigualdad absoluta)

Las lecciones aprendidas en la capital de Antioquía fueron recogidas en el libro “Equidad Territorial en Medellín: La EDU como Motor de la Transformación Urbana,” elaborada por el BID y la Empresa de Desarrollo Urbano de Medellín (EDU).  La publicación examina los instrumentos que generaron una mayor equidad territorial y se pregunta cómo pueden ser replicados en otras ciudades.

El libro será presentado en el marco de VII Foro Urbano Mundial en Medellín (WUF7) que hoy comienza. Este foro es la principal reunión mundial de expertos, académicos, profesionales, agencias gubernamentales, entidades financieras, multilaterales, ONGs y comunidades interesadas en los temas urbanos. Patrocinado por el Programa de Asentamientos Humanos de Naciones Unidas (ONU-Habitat). Este año participan 167 países, rompiendo el récord de 152 que se logró en Nápoles. La inscripción de asistentes también batió un récord con 25.000 personas.

Equidad territorial en Medellín

El WUF escogió el tema “Equidad Urbana en el Desarrollo: Ciudades para la Vida” en esta séptima versión. No es casual que el encuentro se realice en Medellín. Es un homenaje a una ciudad que, gracias a un modelo ambicioso y consistente de integración territorial, ha acercado sus habitantes unos a otros, y puede ofrecer así un mejor futuro para sus residentes.

 

El pasado de Medellín: tasa de homicidios 1981-2013.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus