• Abr. 20, 2014, media noche

“Compass Study” de Calsidyrose

Para tomar decisiones correctas el punto de partida es siempre la información. Y en temas de políticas públicas se cumple esta regla. Sin embargo, lo que observamos en América Latina y el Caribe es un desbalance entre información muy precisa y rigurosa a nivel macro, per incompleta e inconsistente a nivel micro. Podemos saber muy bien cuál es la inflación y el crecimiento del producto bruto de un país, pero no sabemos cuántas viviendas informales hay en una ciudad, qué servicios urbanos las cubren, o cuáles son las regulaciones de los gobiernos locales con respecto a la construcción y el uso de terrenos.

Producir estadísticas es una tarea compleja y costosa. Los gobiernos nacionales cumplen esta labor. Pero para poder comparar entre países es imprescindible medir con la misma vara. Los organismos internacionales cumplen la tarea de hacer los datos homogéneos entre países, y con esta información estandarizada pueden hacer comparaciones útiles que servirán para definir las mejores políticas públicas.

Sobre la vivienda existe mucha información dispersa. Este es un tema crucial y urgente, porque el número de viviendas crece a menor ritmo que el número de habitantes urbanos. La vivienda es esencial para la calidad de vida y afecta directamente el acceso a servicios y las oportunidades de cada familia. Por lo mismo, muchos organismos producen datos en forma autónoma. Sin embargo eso no basta. Para hacer esta información útil y consistente hay que actuar en conjunto.

Cities Alliance, Hábitat para la Humanidad, el Banco Mundial y el BID se han unido para asegurar la cobertura y calidad de los datos de vivienda, con el compromiso de hacerlos públicos. Con esta iniciativa se creará un portal único e integrado, donde las autoridades y los especialistas del sector público puedan encontrar datos esenciales sobre vivienda, y que será también un espacio para compartir y discutir proyectos locales. Los cuatro organizadores invitan a otras organizaciones a sumarse. Este es un espacio amplio donde todos suman y nadie sobra.

La colaboración se centrará en lo siguiente:

1- Mejorar el conocimiento que llevará a un desarrollo equitativo en vivienda.

2- Establecer un núcleo de prioridades globales sobre información de vivienda, y un marco que establezca cuáles son los mayores vacíos de información.

3- Generar análisis, asegurando el rigor intelectual y la integridad de las cifras.

4- Evaluar y compartir información con iniciativas que impactan el desarrollo urbano.

5- Promover la recolección de datos  y el uso estratégico de los indicadores de vivienda.

Esta iniciativa conjunta ha sido posible gracias a un grupo de trabajo que se reunió periódicamente durante los dos últimos años, en seminarios y talleres, incluido el Foro Urbano Mundial.  Este grupo de trabajo se sustenta en casi dos décadas de análisis y promoción de indicadores globales de vivienda por parte de organizaciones como UN-Habitat, Habitat para la Humanidad, el BID, el Banco Mundial, Cities Alliance y muchas otras.

El grupo de trabajo lanzó públicamente un documento que detalla un plan de 9 actividades para el 2014, que van desde compilación de datos hasta organizar eventos, desde asesoría técnica hasta apoyar la movilización de recursos para la construcción de una plataforma global de indicadores de vivienda. El texto completo (en inglés) de la declaración conjunta del BID, el Banco Mundial y Habitat para la Humanidad está aquí.

Esta plataforma producirá una mejora tangible en el diseño y la implementación de políticas de vivienda. Esto es una excelente noticia. Sabemos que los desafíos son enormes. Sabemos también hacia dónde queremos ir. Pero para avanzar correctamente hacia nuestro norte debemos primero contar con una sólida plataforma de información. Eso es lo que estamos haciendo hoy con esta iniciativa.

Esta Columna fue publicada originalmente en el Blog Urbe & Orbe del Banco Interamericano de Desarrollo BID.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus