• Mayo 14, 2014, media noche

La discusión sobre desdolarización es muy oportuna, ya que estamos en un sistema donde la economía tiene un alto grado de dolarización (por ejemplo, 75% de los depósitos privados en la banca) sin tener los beneficios de una dolarización completa.

La dolarización completa tiene beneficios importantes (tasas de interés más ligadas a mercados internacionales; menor riesgo cambiario si es creíble; menores costos de transacción en el comercio internacional), pero, para ser creíble, es muy exigente en términos de políticas económicas ya que, al perderse totalmente la autonomía monetaria y cambiara, se requiere mucha flexibilidad en las tasas de interés y los salarios, y fomentar continuamente la productividad para mantener la competitividad del país. Además, hay que tener mucho cuidado al escoger el tipo de cambio al cual te dolarizas.

Por su parte, la desdolarización tiene la ventaja de darle un poco más de flexibilidad (enfatizo un poco, ya que en economías pequeñas como la nuestra la flexibilidad es muy limitada) a la política monetaria y cambiara y de reducir los riesgos a los bancos. Por ejemplo, actualmente muchos de los que debemos en dólares no tenemos ingresos en dólares, por lo que una devaluación afectaría al sistema bancario, lo que limita la flexibilidad del BCN en su política cambiara. Pero estas ventajas no deben ser exageradas, ya que en el fondo lo que importa es el entorno de políticas.

Me parece por lo tanto que la discusión debería ser más amplia y sin ningún matiz político/nacionalista. El sistema actual, apoyado por buenas políticas fiscales y monetarias, ha sido beneficioso para el país, pero mirando hacia el futuro, tenemos que discutir qué le conviene a Nicaragua, cuáles son los costos/beneficios de movernos a una total dolarización o buscar cómo gradualmente desdolarizarnos. ¿Cuál es la experiencia internacional?

En cualquiera de estas alternativas lo crucial es la confianza en las políticas económicas y la estabilidad política del país.

En lo personal, me parece apropiado buscar una desdolarización gradual (insisto en lo gradual, ya que estos procesos toman tiempo), siempre y cuando se den las siguientes condiciones:

Primero. Cuando las autoridades hablen del tema tienen que indicarle al público una ruta. ¿Por qué están considerando la desdolarización? ¿Cuáles son las ventajas/desventajas? De lo contrario, van a causar incertidumbre y afectar al sistema financiero.

Segundo. Consolidar aún más la política fiscal y la credibilidad del BCN, para generar mayor confianza en el córdoba.

Tercero. El proceso tiene que ser gradual, basado en incentivos de mercado y no obligatorio. Cualquier cambio que se considere en las normas regulatorias a los bancos (sea para depósitos o crédito) tiene que ser gradual y basado en incentivos.

Cuarto. Como ya ha indicado el BCN, habría que introducir, de nuevo gradualmente, colocaciones en córdobas en el mercado de capitales.

Finalmente, enfatizo que esto sería un proceso gradual. En varios países la desdolarización ha sido impulsada por una apreciación del tipo de cambio, luego de períodos de inestabilidad macroeconómica y alta inflación. Afortunadamente este no es nuestro caso actualmente, gracias a las políticas de varios de nuestros gobiernos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus