• Mayo 26, 2014, media noche

La antigua y muy importante discusión sobre el crecimiento, la pobreza y la desigualdad económica (sea en ingresos, consumo o patrimonio), está en primera plana estos días a raíz de las recientes publicaciones del economista francés Tomas Piketty “Capital en el Siglo 21” y de investigaciones del personal del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

El libro de Piketty es un aporte valioso a esta discusión, ya que contiene información muy novedosa e importante, principalmente sobre la distribución de la riqueza en Europa y en los Estados Unidos en los últimos 300 años. Ha generado mucho interés aunque sus conclusiones (y más recientemente algunos de los propios datos) están siendo debatidas y sus recomendaciones criticadas.

Las investigaciones del FMI y BM son más relevantes para nuestra etapa de desarrollo. Sin ninguna sorpresa confirmaron que la pobreza y la desigualdad excesiva, además de sus problemas éticos, afectan negativamente la educación y salud de la población y por ende, la productividad y el crecimiento de la economía. Se crea un círculo vicioso donde la pobreza limita el potencial de crecimiento y el menor crecimiento no contribuye a reducir la pobreza. También señalan que el crecimiento económico, aunque vital para reducir la pobreza, tiene que ser apoyado por políticas complementarias que ayuden a los pobres a salir más rápidamente de la pobreza. Estas conclusiones coinciden con las que FUNIDES ha venido proponiendo desde su fundación.

En Nicaragua, el crecimiento económico, los programas sociales, y en algunos años, mejores precios de nuestros productos agrícolas, han reducido tanto la pobreza como la desigualdad. De 1993 al 2009, la pobreza bajó del 50 por ciento de la población al 42.5 por ciento, la pobreza extrema del 19 al 15 por ciento y la desigualdad del 49 al 37 por ciento (100 por ciento indica desigualdad total y cero igualdad total). Esto es positivo, pero debemos redoblar nuestros esfuerzos para reducir más estos indicadores.

Afortunadamente, como FUNIDES ha insistido, hay políticas que promueven conjuntamente, y en un círculo virtuoso, el crecimiento, la reducción de la pobreza y mayor igualdad. Estas son, entre otras:

1. Fortalecer nuestra institucionalidad y el respeto a las leyes. Esto no solo promovería la inversión, el crecimiento y reduciría la pobreza, sino que también garantizaría a todos los nicaragüenses igual trato ante la ley, lo que es fundamental para el bienestar y seguridad de la población.

2. Un sistema tributario con impuestos bajos (para no afectar mucho los incentivos para trabajar e invertir y por ende el crecimiento) pero con una base amplia que permita financiar un gasto público consistente con las necesidades del país.

3. Este gasto tiene que ser eficiente y dedicado a brindar bienes públicos tales como educación, salud e infraestructura que contribuyan al bienestar de la población, aumenten el empleo y los salarios, y reduzcan la pobreza y la desigualdad. En este sentido, necesitamos analizar con mayor detalle la efectividad del gasto público en Nicaragua y su impacto social. Este análisis está en la agenda de investigación de FUNIDES.

4. Ejecutar programas sociales de transferencias condicionadas que requieren, por ejemplo, que los padres envíen a sus hijos/as a las escuelas y centros de salud. Estos programas no solo ayudan a aliviar los problemas diarios de las familias pobres, sino que capacitan a las nuevas generaciones para que tengan más oportunidades y salgan de la pobreza. Un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que los niños que hace diez años participaron en el programa “Red de Protección Social” en el Norte del país hoy son jóvenes con mejor aprendizaje en matemáticas y español y tienen en promedio, medio año más de estudio.

Estas son algunas ideas que pueden contribuir a las bienvenidas y oportunas declaraciones del Presidente Daniel Ortega de que conjuntamente saquemos a Nicaragua de la pobreza.

* El autor, Carlos G. Muñiz Bermúdez, es Presidente de la Comisión Económica de FUNIDES. Sus opiniones son personales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus