• Jun. 30, 2014, media noche

Las conclusiones de los economistas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su evaluación anual de la economía estadounidense (Comunicado del 16 de junio recién pasado) contienen buenas noticias de corto plazo para Nicaragua, pero preocupantes en el mediano plazo.

Según los economistas del FMI, luego de un desempeño muy débil en el primer trimestre del año, debido en parte a un invierno muy cruento (datos de esta semana indican una baja de casi 3 por ciento), la economía de nuestro principal socio comercial se estaría recuperando hasta alcanzar un crecimiento del 3 por ciento en el 2015, superior al 2 por ciento proyectado para este año.

Por otra parte, sin embargo, los economistas del FMI proyectan que el crecimiento potencial de los EE.UU. en el mediano plazo sería del orden del 2 por ciento (por debajo del 2.6 por ciento de los últimos 20 años) debido, entre otros factores, al impacto del envejecimiento de la población en la oferta laboral y al bajo crecimiento de la productividad general de la economía. Esta posibilidad también ha sido postulada por varios economistas estadounidenses de prestigio, aunque a veces con distintos matices.

Para contrarrestar esta tendencia, los economistas del FMI ofrecen recomendaciones similares a las que Funides ha venido haciendo para mejorar la productividad de nuestro propio país, tales como invertir en infraestructura y educación. También tienen otras recomendaciones relevantes a la situación y etapa de desarrollo de ese país, que no detallo por espacio pero que están disponibles en el portal del FMI.

Como toda proyección, la de los economistas del FMI se basa en tendencias y políticas económicas actuales y soy optimista de que los EE.UU. van a tomar las medidas necesarias para elevar su potencial de crecimiento por encima del 2 por ciento.

Sin embargo, debemos prepararnos para la posibilidad que señalan los economistas del FMI. Nuestras exportaciones a los EE.UU. contribuyen al 20-25 por ciento de nuestra economía y un bajo crecimiento de mediano plazo de los EE.UU. las afectaría, y por ende a nuestro propio crecimiento. Los economistas de Funides estiman que una reducción de 1 por ciento en la tasa de crecimiento de los EE.UU. reduciría la tasa de crecimiento de nuestras exportaciones en un poco más de 2 por ciento.

También tenemos que prepararnos para la contingencia de que el Congreso de los EE.UU. no renueve y/o reduzca las preferencias de aranceles a las empresas de zona franca en Nicaragua, lo que aumentaría sus costos y podría reducir sus exportaciones.

¿Cómo nos preparamos para estas contingencias? Como Funides ha venido recomendando desde su fundación: Con políticas públicas y privadas que mejoren nuestra competitividad. Estas incluyen, entre otras, fortalecer nuestra seguridad jurídica, mejorar nuestra infraestructura y educación.

Promoviendo la inversión no solo extranjera sino también local, eliminando regulaciones innecesarias y costosas y asegurando que los servidores públicos faciliten y no obstaculicen las inversiones.

Diversificando nuestros productos de exportación. Siendo nuestras exportaciones menos del ½ por ciento de las importaciones de los EE.UU., su diversificación puede mucho más que compensar el impacto de un menor crecimiento en los EE.UU. En cualquier caso, la diversificación de nuestras exportaciones es recomendable bajo cualquier crecimiento de la economía de EE.UU. o de la economía mundial.

La diversificación de exportaciones requiere fundamentalmente las políticas ya mencionadas para mejorar nuestra competitividad. Pero también políticas complementarias tanto públicas como privadas que apoyen un esfuerzo exportador. Tanto APEN como el CEI hacen una muy buena labor en este campo, pero es necesario, entre otros, un mayor apoyo público-privado a la investigación de nuevos productos y mercados, mejoras tecnológicas, promoción comercial y financiamiento de largo plazo.

Finalmente, hay que diversificar nuestros mercados. En esto estamos bien posicionados con el acuerdo con la Unión Europea, pero hay que aprovecharlo. También habría que ver las posibilidades que podríamos tener con los mercados asiáticos.

* El autor, es presidente de la Comisión Económica de Funides. Sus opiniones son personales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus