• Jul. 7, 2014, media noche

Búsqueda

Si estás pensando en matar a una persona y no sabés cómo deshacerte de su cuerpo, que a la postre será la mayor evidencia, tranquilo, ingresá a Google y encontrarás la solución a tu problema.

Uno de los consejos primordiales que brinda Nelson C, el usuario más ilustre que encontré en el tema, es que el ácido no es infalible porque solo te ayuda a desaparecer la carne, los huesos quedan intactos, así que no es buena opción. La motosierra tampoco la recomienda, porque afirma que lo único que hace es dejar un reguero imposible de limpiar, por lo que tendrás que quemar todo el lugar.

Para este experto, lo mejor es cometer el asesinato en una playa o en un terreno baldío, preferiblemente de noche y cuando esté lloviendo, para que el agua del cielo se encargue de lavar tu culpa. Además, asegura que tenés que desaparecer todas las pertenencias del amigo o amiga que enviarás al más allá.

¿Absurdo? Para mí espeluznante y de muy mal gusto. La pregunta que da título a este texto saltó a mi vista mientras ingresaba una búsqueda en Google. Mi interés giraba en torno de cómo hacer un buen comercial de radio, pero no pude completar la frase que dejé hasta el “cómo” cuando vi tamaño interrogante.

Di click y tomé conciencia de que el problema no es la pregunta, sino las respuestas. Después de leer cómo los usuarios brindan sus “valiosos” aportes, seguí interesada en el tema.

En Abc tecnología encontré que una empresa australiana especializada en SEO y optimización de buscadores, Search Factory, ha realizado una recopilación de las búsquedas más descabelladas en Google, y resulta que «¿Cómo esconder un cadáver?» es una consulta que realizan al mes mil personas.

Es decir, 12,000 personas al año externan esta inquietud, lo que simplemente refleja que los seres humanos estamos viviendo en una sociedad retorcida, en la que la tecnología también juega un rol preponderante en cuanto a facilitar la destrucción de la humanidad misma.

Este tema es objeto de parodia en un sitio llamado Incilibros, en el que bajo el título Cómo esconder un cadáver, se les ha ocurrido enunciar los absurdos más grandes relacionados con los comportamientos típicos de la mayoría de asesinos cuando desean ocultar evidencia.

Por si esto fuera poco, no se puede perder de vista que el internet convencional con sus grandes buscadores constituye tan solo el 4% de la red, mientras que el resto está consagrado a lo que se conoce como Deep Web o inframundo.

Para llegar hasta ahí se realiza un ritual informático que lo equiparo a la ouija, porque te lleva a un verdadero mundo de terror, según los que le conocen.

“Es un mar frío y turbio, si te acercas a él no verás nada, si te sumerges verás poco, y si llegas a lugares escondidos verás demasiado”, afirma en un tutorial un chico sobre la Deep Web.

Pornografía infantil, mutilaciones en directo, satanismo, narcotráfico y sicariato campean en ese mundo invadido por la maldad, lo ilícito y lo macabro. ¿Hasta dónde llegaremos con tanto descontrol mental?

* Periodista

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus