• Jul. 14, 2014, media noche

Sin duda, el arribo del futbolista Oscar Duarte a Nicaragua marcó el hecho más importante la semana pasada en el deporte nacional. Con un recibimiento exagerado por parte de más de 600 jóvenes, el jugador nacido en Catarina y nacionalizado costarricense, fue víctima de duras críticas en las redes sociales a causa de tanta algarabía.

Muchos aficionados mostraron su molestia con el jugador porque este no mostró mucha pasión y amor por Nicaragua cuando se le pregunto qué sentía por la tierra que lo vio nacer. Pero ¿ha cometido Duarte algún delito o error? Por supuesto que no. El futbolista simplemente demostró lo que siente en su corazón, un cariño especial por Nicaragua, y un agradecimiento profundo por Costa Rica, país que le abrió sus puertas desde los 5 años y con el que ha brillado en el fútbol mundial.

Es una locura arremeter contra una persona porque no siente un gran amor por el país que lo vio nacer. Hay razones de sobra para que Oscar no se sienta nica, es algo normal, la mayor parte de su vida la ha vivido en Costa Rica, y eso no es un pecado ni tampoco es un delito. Duarte no tiene la culpa del recibimiento exagerado que le hicieron.

 
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus